El toque inaugural de los mundiales

FUNDADORES. El primer seleccionado mexicano mundialista.CURIOSIDADES

FUNDADORES. El primer seleccionado mexicano mundialista.

Hace ya ochenta y siete años, un futbolista mexicano tuvo el enorme privilegio de dar inicio oficialmente a la historia de los mundiales. Una marca que será eterna.


Felipe Rosas no necesitó apilar ingleses como Maradona, ni ganar tres títulos mundiales como Pelé, ni anotar 13 goles en una misma Copa del Mundo como Just Fontaine, ni los 16 que acumuló en total Miroslav Klose. Él tan solo tuvo que dar ese empujoncito al balón que inauguró formalmente una historia que el año próximo, en Rusia, comenzará a escribir su vigesimoprimer capítulo.

Aquel 13 de julio de 1930, tras escuchar el silbatazo del uruguayo Domingo Lombardi, poco menos de mil personas fueron testigos del toque fundacional del mexicano, en un estadio de Pocitos que una década después cedería ante la urbanización y en el que, en la actualidad, el centro del campo donde comenzó a rodar la pelota tomó forma de tintorería.

"El Diente", como lo apodaban, había llegado al seleccionado mexicano gracias a brillar en el Atlante junto a sus hermanos Manuel "El Chaquetas", también mundialista en Uruguay, y Juan "La Chúndara". Y cuentan que su madre, Doña Luchita, se encargó de bordar el primer uniforme de los Potros de Hierro con retazos de tela azul y roja.

Es que el fútbol ha cambiado demasiado en 87 años y aquellos mundialistas primerizos vivían una realidad muy diferente a la de las superestrellas de la actualidad. Felipe Rosas, por ejemplo, solo se entrenaba cuando podía escaparse de su empleo de velador.

Felipe Rosas tenía apenas 20 años cuando disputó el primer Mundial de la historia.

"El Diente" era, también, el más talentoso de la familia. Según relata la prensa de aquellos años , fue el futbolista mexicano más completo, tanto que en 1933, tres años después de hacer historia casi sin notarlo, fue elegido en una votación organizada por el diario La Afición con el cien por ciento de los votos emitidos. "El Diente comienza a jugar, y cuando el Diente juega ¡Boca abajo todo el mundo! El defiende, él ataca, él apoya", se leía en el mismo periódico un año más tarde.

A México, sin embargo, no le fue nada bien aquel 13 de julio en Uruguay, porque el seleccionado francés lo derrotó con un contundente 4-1. La suerte no cambió en los partidos posteriores: cayó 3-0 ante Chile y 6-3 frente a Argentina, para terminar el primer Mundial de la historia en la última posición, otro récord cuyo recuerdo es mucho menos encantador.

+El goleador que le ganó a la superstición

+Ali Daei: el dueño del gol

Comentarios

Últimos videos