AGRADECIDO. Baiano sólo se da tiempo para recordar buenos momentos de su paso por Argentina y Colombia.

AGRADECIDO. Baiano sólo se da tiempo para recordar buenos momentos de su paso por Argentina y Colombia.
América

Baiano: "Jugar en Boca fue un regalo de Dios"

El lateral brasileño que llegó al club de la Ribera en 2005 con un gran impulso político y mediático recordó con mucho cariño su paso por Argentina. "Extraño mucho a la hinchada", confesó.

Que digan lo que quieran. Que fue un invento, que fue una estafa. Lo que quieran. Él sabe bien que muchos hubieran querido estar en sus botines cuando se produjo ese primer contacto entre sus tapones y el césped de La Bombonera. Sabe, también, que fue el único representante de Brasil, el país más poderoso de la historia del fútbol, en el glorioso año en que Boca festejó su centenario. Así lo dirá la historia y, en definitiva, eso es lo único que importa.

En una entrevista exclusiva para BolaVip y EstadioVip, Baiano, quien a sus 36 años defiende los colores del Gama de su país, reconoció que en Argentina vivió uno de los momentos más importantes de su carrera. "Tenía muchas ilusiones de llegar a un equipo como Boca, que en aquel momento era considerado el mejor del mundo. Como brasileño puedo decir que formar parte del centenario de semejante club no es para cualquiera. Para mí fue un regalo de Dios".

El "Bombón" como lo llamaron tras su llegada a la Argentina, debutó con la camiseta xeneize en una derrota 3 a 0 ante San Lorenzo e integró un equipo que no tuvo un buen rendimiento y finalizó en la decimoquinta posición. No rindió como él mismo esperaba, pero nadie en aquel equipo lo hizo.

Lejos de guardar rencores por un desafío deportivo que fracasó, Baiano atesora con enorme humildad el regalo que bajaba desde las tribunas cuando salía a la cancha. "Me quedé maravillado con el hincha de Boca. No podía creer que corearan mi nombre. extraño mucho esos momentos", confesó el lateral que tuvo el honor de anotar dos goles en La Bombonera y al que, según confesó entre risas, los hinchas llamaban "el brasileño al que le gusta atacar".

Más amargo fue el momento de su salida, agitada entre un equipo sin rumbo y algunos actos de discriminación que caldearon el clima, como el que se produjo entre Grafite y Desábato, y pusieron la cuestión racial como punto de tensión entre Brasil y la Argentina. "Mi salida de Boca no tuvo que ver con un problema mío, pero en Brasil estaban los ánimos muy caldeados. Yo no tuve problemas con los hinchas por cuestiones raciales, pero sí hubo jugadores que me llamaban de algunas formas que no me interesa recordar", explicó el jugador.

Así como el hincha de Boca se ganó rápido el corazón de Baiano, también hubo una ciudad que lo deslumbro. Cuatro años después de dejar Argentina, y tras una nueva aventura, ésta vez en el fútbol ruso, el "brasileño al que le gusta atacar" llegó a Medellín, para jugar en Atlético Nacional y se enamoró de la ciudad. "Llegué por recomendación de León Darío Muñoz, de quien me hice amigo en Palmeiras", recuerdó el jugador, quien confesó haberse sorprendido por el buen nivel del fútbol colombiano y se enorgulleció de haber jugado con jugadores de la talla de Víctor Ibarbo y Aldo Leao Ramírez.

En Colombia se sintió como en casa y terminó por enamorarse de Medellín: "La amabilidad y el cariño de la gente se extraña mucho. Ojalá pudiera volver al menos de vacaciones", expresó entre risas Baiano, y no dudó al decir que "Medellín sería un lugar en el que me encantaría vivir".

+Noticias del Mercado de Pases

+Disfruta los mejores videos del día

Acerca del autor

Temas:

Comentarios