Lionel Messi ya lleva varios días siendo jugador de Paris Saint-Germain. El experimentado astro argentino de 34 años de edad ya fue presentado, ya firmó el contrato y ya se sometió a la revisión médica correspondiente. Sin embargo, todavía no formó parte de ninguna convocatoria de la escuadra capitalina y esa realidad incluye al juego de este viernes.

En la jornada de hoy, los comandados tácticamente por Mauricio Pochettino se presentaron como visitantes del modesto Brest bajo la órbita de una nueva fecha de la máxima categoría del fútbol francés y Messi no estuvo entre los elegidos. Sucede que el director técnico argentino continúa trabajando en la adaptación de la Pulga y no quiere apurar saltar etapas.

Así las cosas, todo indica que el reciente campeón de la Copa América con la Selección Argentina recién debutará el fin de semana que viene. Más precisamente el domingo, cuando Paris Saint-Germain se encuentre frente a frente con Reims. Por ende, Messi fue liberado y tendrá el fin de semana para descansar luego de semanas muy agitadas.

En medio de ese panorama, el astro de 34 años de edad sorprendió a propios y extraños al viajar rumbo a Barcelona. Sí, precisamente a la ciudad donde vivió durante dos décadas y donde maravilló con su fútbol partido tras partido. Una vez en territorio catalán se dirigió hacia su mansión de Castelldefels para descansar y continuar con la mudanza.

Un dato de color es que, al igual que Messi, quien viajó hacia Barcelona fue Neymar, otro exjugador del equipo blaugrana y compañero del argentino en PSG. El brasileño fue fotografiado en El Prat. Cabe destacar que tampoco vio minutos en lo que va de la temporada y sigue preparándose para llegar de la mejor manera posible a su debut en la misma.