Hubo momentos de muy buen boxeo y también momentos de lucha callejara. John Riel Casimero y Guillermo Rigondeaux desataron una verdadera guerra este sábado en el Dignity Health Sports Park de Carson que hizo vibrar a los fanáticos y que acabó con una decisión muy ajustada.

El filipino, que exponía su título mundial de peso gallo de la OMB, salió en el primer asalto decidido a llevarse por delante al cubano, aunque en su avanzada abusó de algunos golpes antirreglamentarios y de otros soltados al aire. Rigondeaux no tardó en responder en el segundo y frenó la avanzada de su oponente haciéndolo retroceder con buenos golpes de poder.

Para la tercera vuelya ya existía la sensación de que el pleito podía ser para cualquiera, incluso de que la definición podía llegar por la vía rápida. Casimero y Rigondeaux no se cayeron nada bien y también se intercambiaron provocaciones a lo largo de la pelea, que fue creciendo en tensión ronda a ronda.

Finalmente, fue Casimero quien terminó llevándose la victoria en fallo dividido, para retener así su cinturón de campeón mundial de peso gallo de la OMB con tarjetas de 117-111 y 116-112 en su favor, además de la tarjeta de 115-113 que premió lo hecho por el experimentado peleador cubano de 40 años.

"Estoy emocionado de conseguir la victoria. Estaba preocupado, porque dijo que no correría, pero corrió todo el tiempo. Mis expectativas eran un nocaut. Yo y todos mis fanáticos queríamos eso. Hice lo mejor que pude para noquearlo, pero él solo estaba corriendo y no peleando", dijo el filipino, algo decepcionado concomo se había desarrollado el combate.