Pese a su buena actuación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el luchador nacional de la categoria 130 kgs de la Lucha Grecorromana, Yasmani Acosta, se fue disconforme tras caer en la pelea por la medalla de bronce luego de empatar 1-1 ante el ruso Sergei Semenov.

El luchador chileno-cubano partió de buena manera el combate y fue el primero en abrir el marcador, a solo minutos de haber comenzado la pelea, todo gracias a la pasividad que mostró Semenov en dicho momento, y así fue como se fueron al descanso.

Pero fue en el segundo round, cuando el luchador ruso se fue encima de Acosta y pudo empatar la pelea en los minutos finales. De ahí en adelante, el pelaeador del COR se mantuvo firme y a la defensiva, y nuevamente el round terminó en empate.

Cabe consignar que en la luchagrecorromana existe la regla que el último luchador que puntúa en caso empate, se lleva el combate. Y así fue como se esfumó la posibilidad del chileno de llevarse una medalla, y se tuvo que conformar con el diploma olímpico.

Acosta post enfrentamiento se mostró desanimado y disconforme por el resultado. "Mi meta era irme con una medalla. Para irme feliz tenía que ganarla. Es algo interno que tenía que cumplir. Será en otra ocasión, pero era mi meta y a veces uno debe ser un poco duro consigo mismo", sostuvo a TVN.

Pese a su derrota, miles de chilenos se dieron el tiempo de escribirle y apoyarlo en sus diferentes redes sociales, y Acosta les agradeció el buen trato. "Chile es mi casa, me han recibido más, me han atendido bien yo soy un chileno más, y he recibido muchas llamadas, muchos mensajes", afirmó emocionado.

De esta manera, el luchador chileno de origen cubano se deberá preparar para lo que serán los Panamericanos de Santiago 2023 y luego volver a los Juegos Olímpicos de Paris 2024. "Quiero que sea la revancha ahora mismo", cerró.