La tristeza y la impotencia embargan hoy a todo el ciclismo colombiano. Julián Esteban Gómez, el niño que supo conmover a todo el país llorando por la victoria de Egan Bernal en el Tour de Francia 2019 perdió la vida mientras entrenaba con su cicla intentando seguir los pasos de su ídolo.

Luego de la enorme gesta de Egan Bernal en la 'Grande Bouclé', en Zipaquirá el pedalista se convirtió en el ídolo y héroe de cientos de niños que desean ser como él. Ahí estaba Julián Esteban. El pequeño, de 11 años en ese momento, le mostraba al país su felicidad con sendas lágrimas que conmovió a propios y extraños: "Fue una emoción verlo, porque yo también monto bicicleta y quiero ser como él".

Justamente por esa emoción, Julián Esteban se ganó un lugar en el hermoso mural que le prepararon a Egan Bernal en Zipaquirá para rendir homenaje al ciclista. En 2019, el joven maravilla se convirtió en el primer pedalista latinoamericano que lograba ganar el Tour de Francia. Lo vistieron de amarillo y junto a él aparece la icónica imagen del pequeño niño que lloró de felicidad.