Luego de su travesía por la Tierra del Sol Naciente, Mariana Pajón volvió a su tierra y recibió todo el cariño de la gente que la apoya y la alienta en todas su carreras. La Alcaldía de Medellín le quiso organizar un evento de bienvenida, pero la pedalista antioqueña pidió que la llevaran a las comunas para festejar con la gente que vive allí para compartir con niños y jóvenes e inspirarlos a que crean y luchen por sus sueños.

Fue la propia Mariana Pajón quien decidió cambiar el tradicional festejo de bienvenida que le hicieron en Medellín, lo que fue considerado como un gran gesto por parte del Alcalde de Medellín. La pedalista quiso darle la oportunidad a otras personas que pudieran conocerla y felicitarla por conseguir su tercera medalla olímpica.

“Siempre hemos tenido la oportunidad de llegar y que nos monten en un carro de bomberos, dar una vuelta por la ciudad y la gente ya ha tenido la oportunidad de conocer la medalla y ver ese ejemplo. Esta vez quisimos ser una fuente de inspiración para otras partes”

Por esa razón, Mariana Pajón fue a la Comuna 8 de la capital antioqueña para juntarse con niños y jóvenes y así poder inspirarlos a que nunca abandonen sus sueños de salir adelante. Al llegar, se encontró con que le habían alistado un enorme mural con una de sus imágenes más icónicas en lso Juegos Olímpicos. El artista local, José Miguel Agudelo, ‘Fato’; realizó una enorme pintura con el retrato de la deportista más laureada en la historia del país. 

En esa visita, cabe resaltar que Mariana Pajón no estuvo sola. En este homenaje también estuvieron presentes los pedalistas Carlos Ramírez (ganador de dos medallas de bronce en Olímpicos), Carlos Mario Oquendo (bronce en Londres 2012) y Vincent Pelluard.