Este sábado, el seleccionado de Argentina se impuso en la final de la Copa América tras vencer 0-1 a Brasil, y se coronó con su título número 15 de la competición continental, en mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro.

Los primeros minutos del partido fueron dubitativos por parte de ambos equipos la posesión de juego estuvo dividida y el conocimiento mutuo predominó en la cancha. Ambos seleccionados tuvieron la pelota, sin embargo, no crearon opciones claras de gol.

Fue reñida, como buena final y solo una desconcentración pudo romper la paridad en el marcador. Al minuto 22, Rodrigo De Paul mandó una tremenda asistencia por aire para Ángel Di María, quien aprovechó el descuido e intento de rechazo de Renan Lodi; el balón quedó servido para el Fideo, quien con una caricia le hizo un sobrero a Ederson y mandó el balón al fondo de la portería local.

 

Luego de la media hora, el astro argentino Lionel Messi intentó anotar su tanto, pero el remate salió ligeramente desviado por el lado del pórtico de Ederson, quien apenas vio como loa pelota por poco se va dentro de su arco. Messi lo quería en el histórico escenario brasileño.

A lo largo de los primeros 45 minutos Argentina comandó las acciones e impidió que la Canarinha se hiciera con el partido y cumpliera con su deber de local. El segundo tiempo prometía más carácter por parte de los dirigidos por Tite, que estuvieron deslucidos.

Para la etapa complementaria, en Brasil hicieron un cambio de seguridad, a la cancha entró Roberto Firmino, para buscar más presencia en el ataque y en su lugar entró por Fred, quien desde, prácticamente, el inicio del partido estaba amonestado por fuerte falta contra un rival.

Al menos en los 15 minutos iniciales del segundo acto, los brasileños salieron con braveza, con una actitud diferente y con ganas de anotar el tanto que les permitiera anotar el tanto de la igualdad. No obstante, Argentina fue metiendo en un letargo futbolístico y mental a los locales, que al paso del tiempo no encontró los caminos para poner el que fue un utópico 1 a 1.

Cabe resaltar que la parcialidad local se ilusionó cuando al minuto 52 Richarlison anotó un gol. Sin embargo, el central del compromiso apoyado de juez de línea decidió anular la anotación, precisamente, por fuera de lugar del atacante del Everton, quien fue el que inició la jugada.

Al 75’, Tite puso toda la artillería pesada, tanto así que a la cancha fueron Vinicius Junior y Gabigol Barbosa, quienes poco pesaron en el ataque y no puedieron anotar el ansiado gol de la Verde Amarela que tuvo un juego muy diferente a lo que se le conoció a lo largo de la competición. Una mala noche para el combinado de Tite.

El final del partido fue marcado por el juego fuerte. Brasil tuvo una oportunidad clara de anotar, pero un potente remate fue atajado de buena manera por Emiliano Martínez, quien ahí demostró el porqué es en la actualidad uno de los arqueros con precios más altos en el mercado de pases.

Lionel Messi tuvo la oportunidad de consagrarse, además del título, con el botín de goleador. Sin embargo, en un mano a mano contra Ederson falló y no pudo definir para sentenciar el tanteador.

Finalmente, Argentina fue más y se quedó con su Copa América número 15 igualando a Uruguay como los más ganadores del torneo.

Ficha técnica de Brasil vs. Argentina: