Después de ser descubierto por Pedro Caixinha durante su paso por Santos entre 2012 y 2015, el regiomontano Guillermo de la Fuente fue impulsado por el portugués para que se formara y especializara como director técnico en Europa. Hizo caso a la sugerencia, se fue al viejo continente para prepararse. Con estudios en Portugal y España, a sus 25 años de edad, el joven DT cuenta con su licencia de entrenador. Ha dirigido en China, España y Portugal. Recientemente tocó a las puertas del Lokomotiv Tbilisi (equipo de la primera división de Georgia) para integrarse al cuerpo formativo de las fuerzas básicas, pero no ha tenido éxito. 

Sin embargo, no pierde el tiempo. Su estancia en Georgia le permitió conocer de fondo su gastronomía, un tema de interés para él. Ha sido tal su acercamiento a la comida de esa nación que emprendió la apertura de un restaurante de platillos georgianos en Monterrey, Nuevo León. Su negocio se llama Khinkali Dumplings. Lo que jamás imaginó es que su aventura deportiva iba a convertirse en un episodio alarmante.

 

Este 20 de marzo fue víctima de un ataque con arma de fuego. Los hechos ocurrieron alrededor de las 18:30 horas de Georgia. Guillermo de la Fuente caminaba junto a su pareja por las calles de Tiflis cuando repentinamente un hombre comenzó a disparar la pistola que traía consigo. Una de las balas perdidas le atravesó la pierna.

Auxiliado de forma rápida por una doctora que transitaba por el lugar y la policía local, De la Fuente fue trasladado al hospital New Hospitals, ubicado en Tbilisi. Allí fue atendido de emergencia con una cirugía, pero la atención no ha sido gratuita. Hasta el momento ha tenido que desembolsar de su bolsillo 6,300 laris georgianos, es decir, un equivalente a 39,890 pesos mexicanos.

En entrevista exclusiva con Bolavip México, a través de este reportero, Guillermo narra cómo fueron en esos momentos: “Estaba caminando con mi novia y escuché a un hombre de 40 años gritando en la calle, sonaba muy furioso. Vi a un grupo de mujeres asustadas caminando hacia nosotros. En ese instante vi al hombre y me vio, como a 10 o 15 metros de distancia. Entonces le dije a mi novia que empezáramos a caminar en la dirección opuesta para no encontrarnos con él. Pero dos pasos más adelante escuché un balazo muy fuerte,  me había disparado en la pierna derecha. Grité pidiendo ayuda, me ayudó una doctora que pasaba por ahí. Llegaron la policía y la ambulancia después. Había mucha gente que miraba todo. Me tuvieron que operar en el hospital, tenía una fractura en el fémur, la bala me había traspasado. Estaré uno o dos meses en recuperación. La policía ya atrapó al hombre que me disparó”.

Con base en el saldo de su tarjeta de crédito, a expensas de llegar al límite, Guillermo ha podido costear gastos hospitalarios, así como la contratación de una abogada georgiana para que lleve su caso. Y es que además del balazo recibido, otros problemas que enfrenta De la Fuente son los siguientes: hostigamiento policiaco para firmar una declaración y el idioma. 

Guillermo se puso en contacto con la embajada de México en Turquía, oficina diplomática que tiene jurisdicción en territorio georgiano respecto a los connacionales, esto debido a que no hay oficina de representación mexicana en Georgia. La embajada lo asistió interviniendo para que no firmara ningún documento ante las autoridades georgianas mientras no tuviera un abogado a su lado. Le asignó uno, no obstante, éste no se encontraba en la ciudad. Por tal motivo fue que De la Fuente decidió contratar los servicios de una litigante local para defenderse dada la presión que había hacia su persona para validar una declaración policial que no entendía.

“Me interrogaron dos policías y un traductor. Yo solo había dormido dos horas. Les conté mi testimonio de lo que sucedió. Me dijeron que tenía que firmar el testimonio, pero el testimonio estaba en idioma georgiano, así que no quería firmarlo. Les pedí que lo hicieran en inglés, o que si me permitían tomar una foto para enviarla a un traductor.  El traductor dijo ‘esto no es México, no se pueden sacar fotos de esto’.  Entonces me negué a firmar, les comenté que traería un abogado.  El traductor me insistió en que tenía que creerle a la policía, o que llamara a mi embajada. 

Llamé a la embajada de México en Turquía. El traductor le dijo a un trabajador de la embajada que yo tenía que firmar, a lo que el trabajador le respondió que no, que no iba a firmar nada y que me pondrían en contacto con un abogado. De inmediato me empezaron a mirar con cara de intimidación los dos policías y el traductor, diciéndome otra vez que tenía que firmar, que estaban perdiendo mucho tiempo conmigo. Uno de los policías incluso golpeó con fuerza mi escritorio con su anillo. Querían que firmara sí o sí, pero no me intimidaron. Con la ayuda de un amigo y mi novia pude contratar a una abogada de acá de Georgia. Más furiosos se pusieron”, describe.

Gracias a la pronta actuación de la abogada, se pudo impedir que la policía continuara ejerciendo presión para que Guillermo firmara el documento. De igual manera, su presencia ha contribuido para que la embajada de México en Turquía tenga pleno conocimiento de la situación: “Ella me ayudó a redactar mi testimonio. Revisó que todo estuviera bien detallado para que procediera de la manera adecuada. La abogada mandó toda la información al abogado recomendado por la embajada, y él lo comunicó con la embajada”.

De la Fuente pide el apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para que se vigile el proceso legal y de impartición de justicia ahora que está convaleciente en Georgia. De acuerdo a sus palabras, Guillermo únicamente quiere que el agresor se haga responsable de todos los gastos hospitalarios y de rehabilitación. También solicita atención para que no haya acoso por parte de las autoridades judiciales georgianas. 

“No quiero un escándalo internacional, nada de eso. Únicamente pido que mi atacante reponga todo lo que he gastado, incluidos los honorarios de la abogada, y se haga cargo de todo lo que costará mi periodo de rehabilitación. Quiero que la embajada de México en Turquía esté al tanto de que no vaya a haber anomalías en el caso y se desarrolle con apego a los órdenes legales y jurídicos correspondientes”, matiza.

A pregunta expensa sobre el estado anímico y psicológico de su novia tras el shock de lo acontecido, Guillermo comenta que está asustada. En este sentido manifiesta que la abogada igualmente supervisa que ella esté en óptimas condiciones frente a las circunstancias que viven como pareja en estos instantes.