A pesar de incrementar las dosis de vacunas en el centro del país, la tercera ola de coronavirus ya comienza a causar estragos. Los principales hospitales de la CDMX comienzan a rebasar su capacidad hospitalaria y eso ha llevado a las autoridades a tomar la decisión de llevar a la CDMX y al EDOMEX a semáforo naranja.

Eduardo Clark, director general de Gobierno de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), declaró que esta semana se registraron 3 mil 382 personas hospitalizadas a causa del COVID-19 en la Ciudad de México, un aumento de 844 personas, con respecto a la semana pasada.

Los datos proporcionados por las autoridades capitalinas indicaron que las nuevas infecciones se concentran en los adultos de 20 a 39 años. En consecuencia a esto, se ha decidido iniciar la vacunación con este sector a partir de la próxima semana. Pero esto no ha sido suficiente para evitar el retroceso de la ciudad en el Semáforo COVID-19.

Semáforo naranja en CDMX

El día de hoy, en conferencia, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México anunció que debido a la gran alza de contagios en la ciudad, la capital del país debería retroceder en el semáforo COVID-19.

Sin embargo, la Secretaría de Salud ha presentado una nueva metodología de semáforo COVID-19 en el que evitan los cierres absolutos incluso en la escala más alta. Esto quiere decir que aunque la ciudad entre en semáforo rojo se evitarán los cierres de comercios en un intento para evitar el golpe económico. 

Semáforo naranja en EDOMEX: Ecatepec en alerta máxima

Por su parte, el Estado de México también retrocederá a semáforo naranja, esto después de varias semanas en semáforo verde a pesar del incremento de casos. Esta semana las autoridades confirmaron un alta abrumadora en el número de casos positivos en el estado. 

Como medida ante esto, el gobierno del Estado de México decidió reducir los aforos en la mayoría de las actividades hasta en un máximo de 50%. Además, en Ecatepec van a tomar medidas pertenecientes al semáforo rojo ya que, según el gobierno local, están en un estado de alerta máxima por el rápido aumento de contagios en la zona.