Además de la vacuna contra el COVID-19, ha iniciado la temporada de vacunación en contra de la influenza estacional y uno de los requisitos más mencionados, en ambos casos, sobre todo cuando se trata de niños hace referencia a una condición de salud. Si aún no sabes qué significa comorbilidad y por qué es tan importante para las vacunas, sigue leyendo porque aquí te lo explicamos. 

Desde que se empezó a hablar de la posibilidad de que los menores de edad recibieran la vacuna comenzaron a escucharse los comentarios acerca de las comorbilidades. Y desde ese momento, cada vez fue más frecuente escuchar hablar sobre ellas. 

Lo cierto es que este término no es tan común y al igual que “estado de postración” puede causar mucha cofunción entre las personas que están intentando realizar sus procesos de registro para vacunarse. 

¿Qué es comorbilidad?

"Comorbilidad" es un término utilizado para describir dos o más enfermedades crónicas en la misma persona, esta situación también conocida como "morbilidad asociada". La característica particular de esta condición es que las enfermedades pueden empeorar la evolución de las otras, poniendo al paciente en una situación vulnerable.

El asma, la obesidad, los trastornos graves del neurodesarrollo y las patologías mentales son algunas de las enfermedades que se consideran comorbilidades. 

¿Por qué la comorbilidad es un requisito para las vacunas?

Desde el inicio de la pandemia, el desarrollo del virus SARS-CoV-2 ha sido uno de los puntos más estudiados por los médicos, ya que cada paciente puede presentar una evolución diferente dependiendo de su organismo. 

Fue así como se descubrió que las comorbilidades eran un factor determinante en el nivel de hospitalización y mortalidad del virus. Esto se reflejaba sobre todo en la población más joven en donde los factores de riesgo más fuertes para la internación por COVID-19 fueron la diabetes tipo 1 y la obesidad, mientras que los factores asociados al COVID-19 grave fueron la diabetes tipo 1 y las anomalías congénitas cardíacas y circulatorias.

Está es la razón por la que las autoridades mexicanas decidieron darle prioridad a las personas con comorbilidades para recibir las vacunas de la influenza el COVID-19, pues este sector de la población tiene más posibilidades de ser internado debido a estas enfermedades.