A finales de octubre de 2021,FIFA fue notificada de haber perdido un juicio por incumplimiento de contrato, violación de patente, lucro cesante y uso indebido del aerosol que utilizan los árbitros para marcar las líneas de los tiros libres. 

La resolución del tribunal que llevó el caso determinó que el organismo que preside Infantino debía pagar 120 millones de dólares a Pablo César Silva y a su socio Heine Allemagne en compensación por los delitos mencionados.

 

¿Quién es Pablo César Silva? ¿Cuál es su relación con Heine Allemagne? ¿Por qué FIFA tiene que pagar esa cantidad? Silva es un periodista deportivo argentino que después de jugar un partido fue expulsado por reclamar al árbitro que la barrera se había adelantado en el cobro de un tiro libre. 

Esa situación le molestó tanto que se puso a pensar soluciones para evitar que las barreras se adelantaran y así los silbantes fueran más rigoristas en beneficio del tirador. Llegó a la conclusión de que un spray para marcar la distancia sería la mejor solución. Entonces puso manos a la obra para estudiar con químicos, investigar en laboratorios y preguntar a productores de aerosoles cuál era el material adecuado para pintar la cancha sin afectar la salud de los jugadores y no maltratar al césped. Después de tres años de pruebas y análisis, Pablo César dio con la fórmula ideal. 

 

 

Acudió con Julio Grondona, expresidente de la Asociación Argentina de Futbol y exvicepresidente senior de FIFA para explicar su propuesta de usar ese aerosol en el futbol profesional. 

A Grondona le agradó esa propuesta, pero le dio algunas recomendaciones a Pablo César. Una de ellas fue la de trabajar junto a Heine Allemagne, un brasileño que había tenido una idea similar en su país. De esta manera no habría acusaciones de plagio y ambos podían salir favorecidos. Silva aceptó sin mayor problema.

La segunda era esperar al Mundial de Brasil 2014 para que FIFA comprara ese sistema del aerosol con su marca una vez terminada la Copa del Mundo mediante un acuerdo que establecía el pago de 40 millones de dólares para Silva y Allemagne. 

Sin embargo, eso no sucedió. Grondona falleció el 30 de julio de 2014. Al morir, Silva se quedó sin su figura de aliado en la FIFA. El organismo ignoró el acuerdo que se tenía por el aerosol y no quiso pagar por la adquisición del producto. Pero continuó usándolo en torneos oficiales. 

Por ese motivo Pablo César entabló de inmediato una demanda contra FIFA, que a su vez nombró a Gianni Infantino como nuevo presidente en 2016. Bajo este contexto, previo al Mundial de Rusia 2018, el fallo de un tribunal determinó que el spray no podía usarse en partidos oficiales organizados por FIFA.

Pese a ese dictamen, FIFA siguió utilizándolo. Al hacerlo, de inmediato incurrió en delitos que procedieron al juicio millonario que Silva y Allemagne ganaron en 2021. De esta manera el conflicto del spray que pudo evitarse desde un principio por 40 millones de dólares, ahora le costará el triple al máximo organismo del futbol.