La lucha libre es uno de los principales activos en el deporte mexicano, contando con una mística y cultura que solo se puede entender al entrar a una arena y experimentar un combate a dos de tres caídas.

Entre las indumentarias exóticas, las máscaras y las cabelleras se pelea semana a semana por la supremacía, siendo un hecho que sin importar el paso del tiempo, la lucha libre nunca dejará de estar de moda.

 

Es por eso que siempre llama la atención cuando se critica a los luchadores y la mística del pancracio mexicano. Esta ocasión el que lo hizo fue Alberto del Río, peleador mexicano con una gran trayectoria y que es hijo de Dos Caras.

El Patrón hizo una gran trayectoria en México bajo el nombre de Dos Caras Jr., pero vivió su máximo momento de exposición en la WWE, donde consiguió entre otras cosas dos títulos de WWE, además del Money in the Bank y Royal Rumble de 2011.

 

 

En charla con Roberto Martínez cuestionó la preparación de los luchadores mexicanos, así como su apariencia: "Vamos a ser sinceros, la mayoría de los luchadores mexicanos no son tan agraciados, entonces qué tanto puedes venderte como personaje sin máscara. Hay muchas razones por las que alrededor del mundo no usan máscara, porque allá pueden vender personajes por su porte".

"En WWE y AEW parecen rockstars o protagonistas de películas, es fácil vender esa imagen con tipos de más de 1.90 metros y trabajados físicamente. En México no se tiene esa misma presencia con los protagonistas del negocio, por eso la máscara es lo que vende", dijo para cerrar el luchador de 45 años.