Sergio Pérez quedó a deber en la última carrera. Durante la clasificación del Gran Premio de Gran Bretaña, sufrió un trompo que le obligó a comenzar la justa desde el Pit Lane (en la decimonovena posición) y le causó severos daños al auto de Red Bull. Luego, por una infracción se vio obligado a ingresar a pits sobre el final y así perdió cualquier oportunidad de sumar puntos.

Con el objetivo de levantar cabeza, el mexicano tuvo el primer entrenamiento libre para el Gran Premio de Hungría, el undécimo de esta temporada. En Hungaroring finalizó octavo, mientras que Max Verstappen, su compañero de equipo y líder de la Formula 1, se quedó con el primer lugar.

En su mejor vuelta, Checo tuvo una performance de un minuto, 18 segundos y 466 milésimas, nueve décimas más que el belga (que contó con un registro de un minuto, 17 segundos y 555 milésimas). En la segunda y tercera colocación quedaron los pilotos de Mercedes Valtteri Bottas (con 61 milésimas menos) y Lewis Hamilton (con 167 milésimas menos).

 

El español Carlos Sainz, quien marcha séptimo en el Mundial, finalizó en la cuarta ubicación en el entrenamiento que contó con un clima caluroso: 31 grados centígrados ambientales y 60 en el asfalto. ¿Podrá el mexicano mejorar su rendimiento mañana en la clasificación?