Ganar la lotería, volverse millonario y no volver a preocuparse por el trabajo es el sueño de todos. Pero muy poco piensan en los pequeños detalles que esto implica, como cuántos impuestos te quitan si ganas la Lotería Nacional. Aquí te vamos a explicar cuánto se quedaría Hacienda si le pegas al gordo. 

El SAT no perdona, ni siquiera cuando ganas un premio, así que si pensabas que te llevarías tu premio íntegro tal como lo viste anunciado en tu boleto, pues te tenemos una mala noticia porque existe el Régimen de los ingresos por la obtención de premios. 

 

¿Debes pagar impuestos si ganas la lotería?

Cuando las personas físicas, todos aquellos que no representamos una empresa,  obtienen como ingreso, incluso cuando se trata de un premio debemos informarlo en nuestra declaración anual.

Por eso cuando resultamos ganadores en concursos autorizados legalmente, como rifas, sorteos, juegos con apuestas y loterías, comenzamos a formar parte del Régimen de los ingresos por la obtención de premios.

¿Cuántos impuestos te quitan al ganar la lotería?

Como verás, nadie se salva de pagar impuestos, pero si el monto de lo que ganaste es menor a $10 mil pesos, el dinero se puede pagar en efectivo y podrías evitar que se aplique el porcentaje de deducción de impuestos. 

Pero si el premio es superior a $10 mil pesos, no hay mucho que puedas hacer, ya que el premio se pagará en cheque ya con el importe de impuestos retenidos.

El porcentaje que te retendrá está dividido en dos, el federal y el estatal. El gobierno federal aplica un impuesto del 1% sobre el total del premio y el gobierno estatal puede aplicar hasta un 6% de impuesto. 

De esta forma el total de impuestos que te van a retener si llegas a ganar la lotería es del 7% de tu premio.

¿Cómo se pagan los impuestos de los premios de Lotenal?

Pronósticos para la Asistencia Pública, el organismo encargado de realizar estos sorteos y entregar los premios, se encargará de realizar la retención de impuestos correspondientes por lo que el cheque que tú recibirás ya vendrá con los descuentos necesarios y serás libre de gastarlo en lo que desees. 

Eso sí, deben emitirte un comprobante fiscal que ampare los pagos y retenciones. Además, deberás presentar tu declaración anual utilizando el aplicativo de Declaración Anual de personas físicas disponible en la página del SAT. 

Un buen tip si quieres recuperar un poco de lo que te retuvieron es agregar en tu declaración anual deducciones personales como gastos médicos, hospitalarios, dentales, intereses por créditos hipotecarios, servicios profesionales de psicología y nutrición, entre otros. Si no estás muy seguro de cómo se realiza este proceso lo mejor es consultar a un profesional.