Las redes están en llamas después del estreno del libro de Jennette Mccurdy y para que entiendas por qué hay tanto drama en el ambiente te traemos las 5 declaraciones más polémicas que podrás encontrar en “Me alegro de que mi madre muriera”.

Desde que las oscuras historias detrás de las producciones de Nickelodeon salieron a la luz, la coprotagonista de iCarly ha dado mucho de qué hablar porque por fin, después de muchos años, la actriz ha logrado compartir la pesadilla que vivió en su juventud.

Y como plataforma para compartir estas experiencias, Jennette Mccurdy decidió publicar un libro, el cual incluso tiene un polémico nombre. En la obra “Me alegro de que mi madre muriera” revela no solo todo lo que ocurría detrás del famoso programa infantil, también cuenta cómo era su relación con otros niños famosos, por qué su relación con su madre fue tan tóxica y algunos secretos de su salud mental que nunca había compartido.

Las revelaciones más impactantes del libro de Jennette Mccurdy 

Aunque en la pantalla la veíamos como la fuerte y divertida Sam Puckett de iCarly, una de las series más exitosas de Nickelodeon, en la vida real Jennette, así como otras estrellas infantiles, no estaba viviendo una comedia. 

Le pagaron para callar los abusos de un productor


Jennette Mccurdy cuenta en su libro que sufrió diferentes tipos de abuso de parte de “El Creador”, quien sospecha es Dan Schneider, y para evitar que Mccurdy hablara sobre esto, ejecutivos de Nickelodeon le ofrecieron 300 mil dólares como “regalo de agradecimiento”.

No podía ser amiga de Miranda Cosgrove


Para sorpresa de Jennette, Miranda Cosgrove resultó ser una niña amable y amigable que buscó acercarse a ella desde el primer momento. Lo que la sorprendió porque su experiencia en el medio le decía que entre actrices la relación era complicada y envidiosa.

Pero la protagonista de iCarly incluso envió a su casa una canasta con regalos y entradas para el cine. A pesar de esto, su madre le prohibió ser amiga de su compañera, ya que, de acuerdo a Debra McCurdy, Cosgrove era una mala influencia por decir el nombre de dios en vano. 

Estaba celosa de Ariana Grande

A pesar de que en las redes los rumores sobre que Ariana y Jennette no se llevaban bien ya tenían varios años, e incluso algunos de estos rumores fueron incentivados por Mccurdy, nunca se habló tan abiertamente de este tema. 

En el libro de Jennette Mccurdy, la actriz revela que en realidad sí sintió celos de la cantante, pero no de la forma en que los demás sospechaban. A Mccurdy le molestaba que a Grande se le permitiera busca una carrera fuera de las producciones de Nickelodeon mientras a ella los compromisos de las series la absorbían. 

“Ariana falta al trabajo en busca de su carrera musical mientras yo actúo con una caja. Estoy enojada por eso. Y estoy enojada con ella. Celosa de ella”. Escribe en su libro. 

Su madre la obligaba a bañarse con su hermano

Por supuesto, gran parte del libro “Me alegro de que mi madre muriera” habla sobre la extraña y tormentosa relación de Jennette Mccurdy con su madre Debra Mccurdy. Y aunque en esta relación de abusos, hubo muchos que dejarían a cualquiera con la piel de gallina, uno de los peores es el ritual del baño.

Obligaba a Jennette a bañarse junto a su hermano de casi 15 años, lo cual resultaba terriblemente incómodo para ambos. Posteriormente, cuando su hermano no estaba, su madre le hacía exámenes para ver que no tuviera bultos en la vagina y el busto.

Sufrió bulimia y anorexia

La exestrella de programas infantiles cuenta que transitó por diferentes problemas alimenticios, y que estos fueron incentivados por su madre. En su libro cuenta como su madre la puso a dieta por primera vez con tan solo 11 años y que desde entonces comenzó a contar cuántas calorías consumía al día, ya que, de acuerdo a las indicaciones de su madre, no debía consumir más de mil por día.