Reconocido como uno de los mejores porteros de México en la historia, Francisco Guillermo Ochoa ha tenido que hacer acopio de paciencia para poder jugar primero en Mundiales y luego en Juegos Olímpicos; para estos últimos ha tenido experiencias agridulces y amargas pues fue a Atenas 2004 y fue parte del fracaso hacia Beijing 2008.

Ochoa tiene cuatro Mundiales en su historial deportivo, pero en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 fue suplente de Oswaldo Sánchez y Oscar el Conejo Pérez, respectivamente; mientras que en Juegos Olímpicos, en aquella selección que asistió Atenas, fue relevo de Jesús Corona y desde la banca atestiguó la eliminación mexicana en fase de grupos.

 

Por estar concentrado con el Ajaccio de Francia para afrontar su segunda temporada en el futbol europeo, Francisco Guillermo Ochoa Magaña se perdió la oportunidad de ir a Londres 2012 y disfrutar de la gloriosa obtención de la medalla de oro, experiencia que Jesús Corona vivió en plenitud.

Ochoa, refuerzo para Tokio 2020

"Me ha tocado estar en unos Juegos Olímpicos sin haber jugado", dijo Ochoa quien vivió la experiencia de Atenas 2004 con sólo 19 años. Sufrió la eliminación en el Preolímpico de Carson en 2008 con 22. Para Londres 2012 ya tenía 27. Será hasta sus 36 años cuando Paco Memo pueda vivir la experiencia olímpica en Tokio 2020 con la ambición de ganar el oro

"A lo largo de mi me ha tocado vivir carrera Mundiales, pero no Juegos Olímpicos", expresó el portero del América al saberse uno de los tres refuerzos mayores de 23 años de la selección mexicana que irá a Tokio. "Eso me genera más ilusión ahora, poder participar, jugar, y tener la posibilidad de ganar una medalla".