Este viernes 12 de noviembre se cumple un año del fallecimiento de Stan Lee, el creador del Universo Marvel y de personajes como Thor, Spider-Man, Iron Man, Black Panther o la saga X-Men. El genio dejó atrás un importante legado en los cómics y sabias lecciones de vida, estas son algunas de las mejores frases de Stan Lee y sus consejos.

Stan Lee apareció en diversos cameos de películas de Marvel, haciendo su imagen inolvidable. Aunque murió el 12 de noviembre de 2018 y no pudo grabar su cameo en Avengers: Endgame, sí hizo su aparición gracias a la tecnología digital. 

 

Para homenajear a Stan Lee y aprender un poco de cómo puensaba el gran genio de los cómics. aquí te dejamos aquí un recuento de frases de sus cómics y consejos extraídos de diferentes entrevistas:

Frases de Stan Lee

  1. “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.
  2. “Todos aprenden de manera diferente y todos llegan a un punto determinado desde una dirección diferente”.
  3. “Soy un actor frustrado, así que voy a intentar derrotar a Alfred Hitchcock en su número de cameos. Voy a romper su récord”.
  4. “Cuando trabajas con personas que te gustan y admiras porque son muy buenos en lo que hacen, no se siente como un trabajo. Es como si estuvieras jugando”.
  5. “Si Aquiles no tuviese su talón, posiblemente hoy tú no lo conocieses”.
  6. “Tengo mucha suerte porque todo lo que hago es emocionante para mí. Siempre es nuevo”.
  7. “El único consejo que alguien te puede dar es, si quieres ser escritor, es sigue escribiendo. Y lee mucho. Léete todo lo que puedas”.
  8. “Todos deseamos tener superpoderes, ya que todos deseamos poder hacer más de lo que podemos hacer”.
  9. “Soy más feliz cuando estoy trabajando. Si no estoy trabajando, siento que estoy perdiendo el tiempo”.
  10. “La vida nunca está completa sin sus desafíos”.

Los mejores consejos que nos dejó Stan Lee

1.- ¡Excelsior! Siempre busca cómo destacar

Esta es una de las mejores frases de Stan Lee, pero también incluye una de las expresiones con las que más lo recordamos: ¡Excelsior! Esta palabra la comenzó a emplear a mediados de los sesenta y se traduce del latín como “siempre hacia arriba”. Lee escribía una columna mensual para la editorial que comenzó a cerrar con una palabra: Excelsior. El autor quería desmarcarse así de su competencia, que imitaba otras de sus despedidas.

“Tenía muchas expresiones con las que terminar mis columnas como: Hang Loose (Cuello Suelto), Face Front (Cara frontal), Nuff Said (Nuff dijo) y descubrí que la competencia siempre estaba imitándolas y usándolas. Así que me dije: ‘Voy a escoger una expresión que no van a saber qué significa y no sabrán pronunciar. Así surgió Excelsior y, afortunadamente, nunca la copiaron”, explicó Lee en una entrevista concedida, en 2007, para io9.

2.- No lo abandones hasta que lo hayas intentado a tu manera

En 1961, después de laborar 20 años con Marvel, Stan Lee se topó con un bloqueo creativo, el cual superó gracias a un consejo de su esposa, Joan, quien le dijo “escribe un cómic de la manera que te gustaría. Llévalo a tu propio sistema”. Más tarde, Lee creó a los 4 Fantásticos.

“Quise crear personajes de manera diferente para que tuvieran emociones y problemas reales. Y funcionó. Después de eso, Martin me pidió que me inventara otros superhéroes. Ahí hice a los X-Men y a Hulk”, contó en una entrevista con Inc. magazine.

3.- Primero lee y luego escribe

A Stan Lee los monstruos y el terror no le motivaban, él quería desarrollar nuevas ideas, por ello creo a héroes imperfectos como Hulk, Thor, Spiderman y Iron Man. Cada que alguien le pedía un consejo para sobresalir en los mundos de los cómics, él les aconsejaba primero leer y analizar lo que realmente les gustaba.

“Los cómics son historias, son como novelas o algo así. Lo primero que tienes que hacer es convertirte en un buen contador de historias. Creo que el modo en que te conviertes en un buen contador de historias es leyendo muchas historias y evaluándolas en tu propia mente. ¿Por qué me gusta esta? ¿Por qué no me gusta esta? Después de un tiempo, cuando escribes algo, deberías ser capaz de decirte a ti mismo: ‘¿Es realmente interesante? ¿O solo estoy poniendo un montón de palabras en un papel? ¿Leería esto si no fuese yo?’ Básicamente, cuando más lees, en mejor contador de historias te conviertes”, así lo mencionó en una entrevista con IGN.

4.- Los mejores son los más humildes

Esta fue una de las mejores frases de Stan Lee y una lección que lo acompañó desde su infancia y que contó en una entrevista con Men’s Journal, lo aprendió en el colegio:

“La profesora escribió ‘Los mejores son los más humildes’. No sé por qué me escogió para escribirme eso, pero siempre se ha quedado en mi cabeza”.

5.- Toda historia debe tener un mensaje

El mensaje en los cómics de Stan Lee iba más allá de las peleas. Él empleaba analogías de los derechos civiles y las minorías, hablaba de responsabilidad y lealtad, era un firme defensor de contar historias entretenidas, pero que dejaran un mensaje a quienes las consumieran, tal como lo escribió en el número 74 de The Avengers:

De vez en cuando, recibo cartas de lectores que preguntan por qué hay tanta moralidad en nuestras páginas. Se esfuerzan mucho en señalar que se supone que los cómics tienen que ser vías de escape y nada más. Pero, de alguna manera, no puedo verlo así. Me parece que una historia sin mensaje, aunque sea subliminal, es como un hombre sin alma”.

6.- No te preocupes por la fama

Stan Lee escribía lo que le gustaba y en lo que creía, sin imaginar la gran trascendencia que lograría, por ello no dejaba que el sueño de la fama influyera en sus creaciones.

“Es una suerte que no supiera lo grande que iba a ser Spider-Man en los años siguientes porque, si llego a sospecharlo, habría estado demasiado nervioso para escribir historias, preocupándome por si son lo suficientemente buenas para que la posteridad las juzgue”, publicó en la página web de Marvel.

Así que ahora que conoces un poco más del genio de Marvel, puedes darte cuenta que estas frases de Stan Lee y consejos pueden aplicarse en tu vida. ¡Excelsior! Recuerda que su legado es eterno, al igual que sus grandes lecciones.