Luego del KO fulminante que propinó Óscar Valdez a Miguel Berchelt se vivió tensión y preocupación en el ring porque no reaccionaba 'el Alacrán'. Mientras el equipo del ganador festejaba, el equipo del vencido estaba prisionero de la angustia.

Pero el susto se hizo colectivo. El miedo se apoderó de todos, principalmente de Valdez, que puso pausa a su celebración para estar al pendiente de su oponente, quien pudo recuperar el conocimiento después de instantes realmente dramáticos.

Toda vez que pudo incorporarse para poder sentarse en un banquito, Berchelt fue abrazado por Valdez, que además le brindó palabras de aliento en un gran gesto de profesionalismo deportivo para recordar que son compañeros del mismo deporte antes que rivales.