Cuando un aplauso lo dice todo

Cuando un aplauso lo dice todo

Cuando un aplauso lo dice todo

Cuando un aplauso lo dice todo

Por Leandro Brovelli En el juego de las adjetivaciones, la localía representó la intrepidez frente a la visita de la parquedad. Sin embargo, la tabla de posiciones es dura con aquellos campeones de la moral y premia al efectivo y verdadero protagonista en el marcador. Racing y Arsenal empataron 2 a 2 pero el proyecto, la intención y la propuesta fueron potestad del club albiceleste. La retrospección es un punto seductor para analizar la performance de dos equipos en un campo de juego. Y ese punto final, minado de aplausos y aprobaciones, dan entender algo un poco más atractivo que el conclusivo “ganar” o “perder”. Racing, luego de muchos años sin vivir aquella experiencia, se retiró a los vestuarios con el aplauso y la aprobación del total de su hinchada. La mezquindad de Arsenal se corporizó en la diagramación del primer gol: a los 18 minutos del primer tiempo, Franzoia asiste a Leguizamón tras recuperar una pelota en la mitad de cancha y éste, carente de la codicia de gol, permite a Óbolo abrir el marcador. El conjunto local no sólo no se amedrentó sino que tomó la valentía como herramienta transformadora y estuvo cerca de empatar el partido en varias ocasiones: en dos de ellas, Bieler se llevó el protagonismo. El vestuario calmó las aguas de la desesperación y la segunda parte encontró a un Racing ordenado y dispuesto a igualar el marcador con el juego que tanto Toranzo y Moreno propusieron. Tan pronunciada fue esta línea futbolística que a los 28 minutos del segundo tiempo, Luguercio, quien entró en lugar de Cahais, marcó el empate transitorio tras una jugada colectiva de explosión y delicadeza. La tormenta asomó una vez más y la prolijidad de lo construido pareció derrumbarse por la injusticia del azar: a los 34 minutos, Krupoviesa ejecuta un tiro libre que pega en la barrera pero cuyo rebote recoge Álvarez para aumentar el marcador y poner al equipo de Sarandí en una victoria transitoria. A 5 minutos del final, la honradez de los dioses dijo presente y los pilares de la línea defensiva tomaron la lanza de la victoria. Desde una pelota parada proveniente de la izquierda, Fernandez envió un centro que Martinez dominó con el pecho y envió al segundo palo para que Aveldaño iguale el marcador. El presente de Racing se dirime entre dos modelos que, de forma particular, se visualizaron en la cancha. En una de estas orillas, el tridente Moreno-Luguercio-Toranzo dan forma a la combinación precisa entre brío y exquisitez; la otra banda la representa un solitario Bieler, ávido de gol pero cargado de presiones, no por alejarse del tanteador sino por darse cuenta que su espacio no es éste sino el de un fútbol menos competitivo. Merodeando esta dicotomía de proyectos, sobrevuela la dinámica del capital y sus incorregibles determinaciones. En la semana mucho se habló de transacciones futuras, particularmente de Moreno, Yacob y Zuculini. Pero la progresión de los partidos intenta devolverle a Racing la identidad que la premura de las trágicas coyunturas le quitó. Esperemos que esta vez el final sea otro y que ese análisis retrospectivo nos encuentre con otro aplauso de aprobaciones. Acá los goles: httpvh://www.youtube.com/watch?v=hwzPGsv_yAI BolaVip.com

Temas:

  • arsenal
  • guardia imperial
  • hinchada
  • giovanni moreno
  • dios
  • toranzo
  • suerte
  • academia
  • alvarez
  • krupoviesa
  • leguizamón
  • obolo
  • cilindro
  • aplauso
  • Racing

Lee También

Comentarios

sumate

Recibí las últimas noticias en tu casilla de E-mail