Lo de ella con el frontón no fue un amor a primera vista, ella, incluso, ya tenía ilusión por otro deporte, el tenis, pero lo de ella con el frontón fue más bien una cuestión del destino; se conocieron por casualidad, lo intentaron, se gustaron y escribieron una historia juntos, una muy gloriosa, por cierto, de mucha esperanza e ilusión, la mejor que ha tenido hasta ahora el país. Dulce Figueroa le dio una oportunidad al frontón y hoy en día es la más grande referente de México en frontenis, paleta goma y trinquete.

+ ¡El Super Bowl EN VIVO! Aquí te traemos la transmisión online y gratuita vía TV Azteca

Han pasado 10 años, o poco más, desde que Dulce decidió comenzar a practicar el deporte con el que, sin saberlo, pondría el nombre de México en lo más alto y el que la llevaría a soñar con ser la mejor del país, y hasta del mundo, y colgarse una medalla tras otras, así como la de Oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 o la de Plata en la Copa del Mundo en Francia, ese mismo año.

 

Hoy, a sus 24 años, se recupera de una lesión que amenazó con derribar a la mejor pelotari de México, y desde Aguascalientes ilusionada con su nuevo trabajo como entrenadora, la atleta nacida en la Ciudad de México ya se prepara para continuar escribiendo con letras de oro su historia con la pelota vasca.

En entrevista exclusiva con Bolavip México, nos contó el camino lleno da sacrificios y esfuerzos que ha tenido que recorrer para lograr subirse a lo más alto del podio en un deporte que, como la mayoría, es acaparado por hombres; alternando con su carrera universitaria, una familia amorosa, amigos y una pareja que la apoyan en todo momento.

¿Cómo nace tu amor por este deporte?

“Yo siempre he hecho deporte, pero a los 13 o 14 años fue que yo conocí el frontón gracias a que mi papá y uno de mis hermanos jugaban a mano y mi mamá jugaba frontenis, pero yo jugaba tenis, pero de vez en cuando jugaba con ellos y mi hermano dijo que yo no le pegaba mal, y le dijo a mi papá que me incentivara a practicarlo. Yo estaba medio casada con el tenis, pero también me gustaba el frontenis, entonces me ponía a jugar con los señores.

“Tuve mi primera oportunidad de ir a la Olimpiada Nacional y ahí conocí las otras modalidades que existen en el frontón para mujeres (paleta goma y trinquete), ahí fue donde me atrapó, me gustó mucho ese reto, ahí fue cuando dije: Dejo el tenis y me quedo completamente en el frontenis y afortunadamente me ha ido muy bien, es mi deporte y me gusta mucho”.

¿Qué sacrificios has tenido que hacer para lograr ser la mejor en este deporte?

"Las cosas que más pesan que sacrificas en los entrenamientos o competencias es el tiempo con mi familia; reuniones familiares, cumpleaños, también me he perdido el nacimiento de mis sobrinos, porque no estoy en la ciudad o estoy en otro país. Eso es lo que más pesa, porque el salir de fiesta o algo así en algún momento lo puedes recuperar, pero el tiempo que pierdes con tu familia no; al final el tiempo pasa, vamos creciendo y eso es lo que más cuesta.

"Hay una fiesta y no puedes ir porque no te puedes desvelar, o no puedes toma; vives de otra manera las reuniones, las salidas con amigos, de repente no puedes cenar pizza, suena muy extremo, pero hay temporadas en las que sí trato de seguir muy minuciosamente la dieta. Esos sacrificios son difíciles, pierdes la oportunidad de conocer más gente, amigos".

¿Tuviste problemas para practicar este deporte por ser mujer?

"Sí me tocó, el frontón es un deporte mayormente practicado por hombres; de las 12 o más  modalidades que existen, solo tres son oficialmente a nivel internacional y en competencias practicadas por mujeres, y no porque no sepan jugar en las demás, sino porque son en las únicas que se le permiten, ahí te habla de que es acaparado por hombres y las mujeres somos un sector mucho más pequeño.

"Al final, yo como niña, llegar a la cancha y decir si puedo jugar con ellos, te dicen que sí, pero me saltaban, si ya me tocaba jugar me decían que no porque no se iba a poner bueno, obviamente te desmotiva, pero yo en lo personal lo tomé como un reto y que me motivara a ser parte de esa jugada".

¿A quién admiras en este deporte?

"Dentro del frontón, va a sonar muy romántico, pero admiro mucho a mi novio porque es uno de los jugadores más grandes de la historia que hay en el frontón mexicano (Arturo Rodríguez); también hay una jugadora que admiro muchísimo, Paulina Castillo, también es una de las grandes referentes del frontón femenil, me ha ayudado a entrenar y ha sido de todo: Mi ídola, mi rival, mi pareja.

"Fuera de mi deporte a un atleta que admiro mucho es a Roger Federer y a Serena Williams".

¿Cómo te preparas para competir? ¿Cuántas veces entrenas?

"Regularmente entreno de lunes a viernes, a veces hasta el sábado, con uno o dos días de descanso. Por ejemplo, lunes, miércoles y viernes hago tres entrenamientos, que pueden ser dos de cancha, de aproximadamente dos horas o tres, más una hora de preparación física, y los días restantes nada más hago dos, que serían tres horas o cuatro.

"He aplicado esta estrategia y me ha ayudado mucho, me ha dado resultados; dedicarle mucho tiempo a la cancha, pararme solita en el frontón y ponerme a hacer tiros, repeticiones, ir ajustando mi forma de golpear y eso me ha ayudado a subir mi nivel".

¿A qué te dedicas además de la pelota vasca?

"Estoy estudiando pedagogía en la UNAM, estoy por terminar, estoy en mi penúltimo semestre, ya debería de haber terminado la carrera, pero por temas de Panamericanos y competencias, en vez de meter todas mis materias he metido menos, pero ya estoy por terminar todas mis materias y graduarme".

¿Cómo alternas la universidad con el deporte?

"No es una tarea sencilla, necesitas ser muy organizado en tus actividades, pero no es imposible, yo lo que hago es, una, no saturarme de cargas, tanto deportivas como de la escuela. Yo voy poniendo prioridades, si tengo la competencia le doy más importancia al deporte y cuando se termina el proceso de esa competencia ya me dedico más a la escuela y hago menos sesiones de entrenamiento".

¿Cuántas medallas ha ganado Dulce Figueroa?

"Llevo siete medallas internacionales en nueve años de ir a competencias, de nueve competencias he ganado presea en siete y además están las competencias nacionales y juveniles donde también tengo medallas, contando esas tengo muchas más".

¿Qué significó para ti la Medalla de Oro en Lima?

"Satisfacción total. Hasta el momento es la competencia más importante a la que he asistido y el hecho de haber clasificado fue mucho orgullo, todo el trabajo que tuvimos que hacer, porque jugamos en pareja, Laura (Puentes) y yo, no fue esfuerzo de un año, llevamos cinco años jugando juntas para mejorar, crecer y subir de nivel juntas y ser una de las mejores parejas de México.

"El hecho de sentir que ya ganaste el partido no tiene explicación, si te lo quisiera describir no sabría que palabras utilizar porque es un sentimiento inigualable, saber que las que se van a colgar la Medalla de Oro vamos a ser nosotras, que va a ser México el que esté en lo más alto es muchísima emoción, euforia y lo más recurrente en mi mente: todos los esfuerzos valen la pena".

¿Qué significa para ti ser referente de este deporte en México a tu corta edad?

"Representa mucho orgullo el ser una atleta destacada, pero también mucha responsabilidad, de darle la profesionalidad a tu deporte, de dar un buen ejemplo a las futuras generaciones, yo soy muy pasional y dentro de la cancha puede que haga un coraje, pero tengo que pensar que soy alguien a quien ven y hay que ser conscientes de que hay personas pequeñitas que quieren ser como tú".

+ Necaxa vs Cruz Azul: sigue la transmisión en vivo y online en Bolavip