Entre el tiempo y el tiempista

Entre el tiempo y el tiempista

Entre el tiempo y el tiempista

Entre el tiempo y el tiempista

Llega la circunstancia. Ese punto culminante y angustioso que sólo un futbolista reconoce pero que, ineludiblemente, ofrece sus resistencias para abrazarlo. Más pesada aún se hace dicha carga cuando la historia del jugador se ve adornada por los laureles del éxito. A los 37 años de edad Roberto Ayala cuelga los botines y le dice adiós a los vestuarios. Las estrechas notas de rigor puntual nos obligan a creer que el debut futbolístico de Roberto Fabían Ayala se dio de la mano de Timoteo Griguol en el Club Ferrocarril Oeste allá por el año 1992. Girando la vista, mirando hacia el interior del país y sobre todo siendo justos con un paranaense como “el ratón”, estas líneas deben resaltar un hecho importante para la carrera del defensor. La Liga Diamantina, el contexto; San José, el equipo; edad de 15 años, el momento. Su padre, Roberto Camilo Ayala, era el DT y entremezclando el emotivo sentimiento de orgullo paternal junto a la objetividad del cargo, se vio en las claras de darle la titularidad a su hijo en un partido que para la tabla histórica de la Liga se esfumará en el recuerdo pero para la vida de ambos se traducirá en huella imborrable: la lesión del central que acompañaba al “ratón”, obligó a Roberto Camilo a ser quien lo suplante. La voz popular se encargó del resto: la mejor defensa en toda la historia del Club sería propiedad de una familia. Ayala-Ayala era el tándem elegido para resguardar la furiosa e intempestiva actitud de los delanteros. La experiencia y el futuro; la familia y el orgullo. Pero sobre todo la sabiduría con la que el “ratón” se hizo cargo del designio que su padre le había marcado, no sólo por el instante sino para toda su carrera: primero Ferro en el 92; dos años después, se integra a las filas de River Plate para conseguir el Apertura 94; cruzará el charco recién en 1995 para desembarcar en las tierras italianas: primero Napoli y tres años más tarde el AC Milán. El Valencia de España le abrió las puertas recién en el año 2000. El amante del contrafáctico diría que tarde pero la jugada con el resultado puesto, sino odiosa, resulta facilista. Lo cierto es que Jaime Ortí, presidente de la institución por aquellos tiempos, se jactaría de estos dichos y su petulancia personal sería el resultado de los logros conseguidos por el club tras la llegada del defensor: final de Champions League en 2001 y campeón de la Liga y la Copa UEFA en el 2003. La Selección Argentina posiblemente sea el trago amargo. Pero para qué jugador, desde 1986 en adelante, no resulta la Albiceleste un espacio de incomodidades y presiones. Más allá de esto, en 1994 fue su debut y sólo un año tardó el alzarse con la cinta de capitán. Atlanta 96 y Atenas 2004 fueron sus momentos de goce con la mayor: la plata y el oro de los dioses lo coronaron victorioso. Tres mundiales disputados, 115 partidos y 7 goles cierran el complejo de números que visten la estadística del capitán. Quien escribe estas líneas se da el lujo de decir que vio jugar a Roberto Ayala, al jugador tiempista como pocos y al capitán silencioso de muchos. Pero el reloj vital es implacable y el 4 de febrero lo fue aún más cuando marcó las horas finales de un Ayala que se asomaba por las puertas de Avellaneda para integrar la renovación racinguista comandada por Claudio Vivas. Paradójicamente el reloj fue infausto para quien supo hacer del él un corazón de su juego y aquel Ayala de 37 años ya no era ni el tiempista ni el capitán. Hoy el fútbol se pone de pie para aplaudir a un defensor que hizo de ese deporte una cuestión personal, marcando un nuevo tiempo con agujas como floretes mágicos que escriben una nueva historia, aquella que en los barrios, en los cafés y en las tribunas, la voz popular sintetizará en la sentencia “Yo vi jugar al ratón Ayala”. Por Leandro Brovelli @lebrov

Temas:

  • Valencia
  • river
  • selección
  • milan
  • napoli
  • ayala
  • Passarella
  • Entre Rios
  • Paraná
  • apertura 94
  • atenas
  • atlanta
  • juegos olimpicos
  • Racing
  • Ferro

Lee También

Comentarios

sumate

Recibí las últimas noticias en tu casilla de E-mail