Entre la tragedia y el respiro

Entre la tragedia y el respiro

Entre la tragedia y el respiro

Entre la tragedia y el respiro

Por Leandro Brovelli El mal perdedor, sin asumir la culpa del propio desacierto y con la soltura de cuerpo que lo caracteriza, diría tranquilamente que este tipo de partidos gozan de un azar incomparable o son obra y gracia del Señor. Si bien las circunstancias no han sido del todo favorables para el equipo granate, lo cierto es que Racing rompió un maleficio de cuatro fechas sin victorias y su técnico, por lo menos esta semana, puede respirar tranquilo. Racing estaba acuciado de una victoria y la gente, impaciente por deporte, se lo hizo saber al plantel unas horas antes del cotejo, mientras el micro arribaba al estadio en medio de gritos, improperios y pedidos de renuncia. Y La tragedia llegó al cilindro pero Lanús fue quien ocupo el rol infausto de la escena. Un breve recorrido por cuatro momentos claves del primer tiempo reflejan de forma prístina esta caracterización: a los 7 minutos del primer acto cae en desagracia uno de los mejores delanteros del campeonato, el uruguayo Mario Reguiero; a los 38 minutos sucede lo mismo con su reemplazante, Santiago Salcedo; a los 43 minutos abre el marcador el equipo de Avellaneda tras un cabezazo de Martinez; y, sobre el final del primer tiempo, se retira expulsado Pelletieri, tras un artero codazo. La segunda parte de la obra, ya tragicómica, siguió manteniendo el mismo nivel de tensión. A las desgracias matutinas del primer acto, se sumaron la expulsión de Lugo y la lesión de Salcedo. Con el panorama así delineado, pareciera ser que Racing sólo se dispuso a aprovechar del imprevisto reinante en la adversidad, pero un ojo más crítico y agudo debe dar cuenta de algunos cambios que el técnico implementó para llevar a buen cauce el resultado. El planteo de Russo logró explotar al máximo las bandas dejando la zona media para la creación de Toranzo y el acople de Moreno. Si bien impreciso por momentos, pero siempre concentrado y enjundioso, Fernandez logró transformarse en el jugador más importante del conjunto albiceleste. Por la derecha, Lluy aportó lo suyo y fue secundado por un timorato Cáceres quien, promediando la mitad del segundo tiempo, debió ser atendido por una pequeña molestia en su tobillo derecho. Completaron el panorama táctico un Luguercio con respetable criterio para pivotear y desgajado de la efusividad deportiva que lo caracteriza y un Yacob tiempista como así también nervudo para el roce. El 4 a 0 fue real y el azar sólo será resaltado por aquellos que no quieren ni pueden asumir los errores como propios. Si de casualidades hablamos, no es adventicio que Lanús haya recibido ocho goles en dos partidos y de forma consecutiva. Pero sabemos también que no hace falta ser un implacable erudito para darse cuenta que la opinión pública es maniquea con la realidad. El recibimiento intolerante del público racinguista pudo haber sido el acontecimiento sobresaliente y el anticipo de un final trágico, pero terminó como una anécdota que muy pocos sacaron a la luz y que sólo refleja la triste tragedia de un fútbol cuyo protagonista sigue siendo el resultado. BolaVip.com

Temas:

  • gol
  • hinchada
  • victoria
  • russo
  • luguercio
  • moreno
  • fernandez
  • lanús
  • toranzo
  • lluy
  • regueiro
  • salcedo
  • lugo
  • suerte
  • tragedia
  • Racing

Lee También

Comentarios

sumate

Recibí las últimas noticias en tu casilla de E-mail