Habían transcurrido unas cuantas semanas del incendio que consumió gran parte del árbol de la Noche Triste en Popotla, Ciudad de México. Los periódicos capitalinos abarcaron durante varios días la noticia del milenario ahuehuete donde supuestamente lloró el conquistador español Hernán Cortés en 1520 la derrota ante los mexicas.

En lo deportivo, el tema de ese momento era el bicampeonato de Pittsburgh Steelers, equipo de la NFL. Derrotaron a Los Ángeles Rams 31-19 en el Super Bowl XIV y Chuck Noll escribió con letras de oro su nombre al conseguir su cuarto título como entrenador en jefe de los Acereros.

+ ¡El Super Bowl EN VIVO! Aquí te traemos la transmisión online y gratuita vía TV Azteca

Así inició febrero en 1980. El mundo se preparaba para seguir con atención el evento más esperado de aquel año, los Juegos Olímpicos de Moscú. En México las esperanzas de medalla y trascendencia estaban depositadas en el clavadista Carlos Girón, en quien se tenía mucha expectativa para verlo en el podio.

El día 6 de ese mes las secciones dedicadas al box en la prensa escrita, principalmente en diarios del norte mexicano, informaron sobre una pelea efectuada en Culiacán donde un inexperto pugilista le ganó a su oponente en seis rounds en su primer combate profesional.

Se trataba del mismo chico que había dejado el boxeo amateur en 1979 a manera de protesta contra la forma de calificar que tenían los jueces en peleas de esa categoría. El 5 de febrero de 1980 subió por primera vez a un ring para experimentar el profesionalismo. Contra todos sus pronósticos, ya que él mismo creía que iba a perder, venció a su rival.

+ Necaxa vs Cruz Azul: sigue la transmisión en vivo y online en Bolavip

A partir de ese momento, su nombre comenzó a ser seguido por la prensa deportiva y la prensa en general. Tenía buena pegada, bravura y rebeldía en su carácter, un rasgo que le simpatizaba a la afición del box. Aquel muchacho se llamaba y se llama Julio César Chávez, un joven que en ese instante, sin saberlo todavía, comenzaba su leyenda. Y nunca se olvidó de su primer oponente: Andrés Félix.