El Tour de Francia 2020 llegó a su fin y para los colombianos terminó con muchos sin sabores. El retiro de Egan Bernal, las lesiones de Nairo Quintana, el retiro de Sergio Higuita y la contrarreloj que crucificó a Superman López fueron los mayores dolores de cabeza. Sin embargo, también hubo capítulos positivos que enaltecieron al ciclismo colombiano en Europa.

No nos podemos olvidar de las victorias de etapa que marcaron Daniel Martínez y Superman López. De los ataques de Nairo Quintana y Egan Bernal. Del gran debut de Harold Tejada en su primera gran vuelta. Pero sobre todo, la clase de profesionalismo y de resiliencia que dio Rigoberto Urán. Cuando muchos lo daban por retirado, el experimentado escarabajo le demostró al mundo que está "vivito y coleando".

Una vez más, cerró otra edición del Tour de Francia siendo top 10 en la clasificación general. Por tres semanas, estuvo compitiendo mano a mano con los favoritos a ganar la 'Grande Bouclé' y cerró su participación con una jornada heróica en los Campos Eliseos. Lo de Rigoberto Urán es para enmarcar como una de las actuaciones más honorables en el ciclismo.

Ya en meta, no se atrevió a asegurar si el año entrante estará en el Tour de Francia, aseguró que llegar allí es mu difícil y que por eso, refiriéndose a los jóvenes ciclistas de Colombia, "hay respetar a papá", comentó entre risas. ¡Y bien ganado que tiene la admiración de todos!