Las clases no se suspenden

Las clases no se suspenden

Las clases no se suspenden

Las clases no se suspenden

Por Leandro Brovelli El fútbol uruguayo estaba quedando preso del recuerdo. Algún que otro aficionado entrado en años rememoraba aquella selección del '30 o la corajeada de los guapos del '50, girando el marcador en el imponente Maracaná. Pero este último Mundial iluminó de esperanza lo que parecía ser un futuro desolador. Si bien un amplio sector de la opinión pública sostuvo, y sostiene, que la actuación uruguaya gozó de una extremada cuota de azar, lo que nos quedó a los simples espectadores fue la impresión de un equipo decidido terminantemente a quebrantar ese resquicio mediocre de su propia historia. Un grupo, una unidad, un programa y una persona que lideró ese proceso, dieron forma a una victoria uruguaya (más allá del sitio que ocupó en la lista de condecorados). Y ese líder tiene nombre y apellido: Oscar Tabárez. Pero la historia del Mundial y la hazaña oriental son harto conocidas. La buena nueva radica en que Tabárez arregló su continuidad con las autoridades de la A.U.F. Las palabras del maestro, en medio de la vorágine del exitismo tras terminada la Copa del Mundo fueron prístinas y volcaron un manto de tranquilidad a la efusividad popular: “Lo que vamos a hacer nosotros ya lo explicamos. Lo vamos a hacer por tal motivo porque el fútbol uruguayo necesita ciertas cosas y con cierta remuneración. Y es sí o no, así de sencillo”. Fue “sí”. Pero fue “sí” para él y “sí” para Uruguay. Fue un “sí” que proyecta un proceso de compromisos y audacias, pero también de trabajo y constancia. Se acerca el Día del Maestro y la celeste seguirá dando cátedra con uno de los mejores maestros de su historia. BolaVip.com

Temas:

  • uruguay
  • seleccion uruguaya
  • maestro tabarez
  • oscar tabarez
  • sudafrica 2010
  • copa del mundo

Lee También

Comentarios

sumate

Recibí las últimas noticias en tu casilla de E-mail