¿Cómo elegir un destino turístico? Es una gran pregunta que afrontan todos los intrépidos viajeros, ya sea de los que abrazan un espíritu aventurero o los que surcarán los aires en familia para otro tipo de periodo de descanso. 

La elección se torna en una empresa de compleja resolución, a partir de la enorme variedad de lugares, ciudades y entornos naturales disponibles en el planeta. Claro que una de las principales motivaciones se centra en conocer esas grandes urbes, repletas de connotación histórica y de importancia actual. 

Una enorme cantidad de estudios han coincidido en puntos específicos que imantan a la mayor cantidad de visitantes, esos sitios que reciben todos los años a hordas de turistas que se lanzan a la maravillosa actividad de recorrer y conocer destinos imperdibles.

29. Bora Bora, Isla de la sociedad

Se considera que la Polinesia francesa es uno de los destinos más exclusivos del mundo, uno de esos lugares que todos desean conocer pero que su lejanía implica una inversión enorme en el traslado y el hospedaje.

Pero eso no quita que esta isla de Bora Bora irrumpe brutalmente en el cerebro por su belleza, con esa mezcla de una topografía montañosa y unas playas descomunales, repletas de corales y que provocan un agua tan, pero tan, cristalina que no pareciera posible ni real. Pero lo es. 

28. Playa del Carmen, México

Combinación explosiva entre arenas blancas y la vasta historia del pueblo Maya. En Playa del Carmen se conjugan estos dos factores divinos, porque se puede retozar al sol, nadar por horas en las cálidas aguas del mar y además sumergirse en la selva para visitar templos de esa civilización arcaica. 

Claro que como si todo eso fuese poco, esta ciudad, que se originó como un pueblo pescador lejos de las luces de los inmensos hoteles all inclusive, también brinda la posibilidad de bañarse en los cenotes, esos pozos de agua natural que se crean por la filtración de las rocas, las cuevas y los ríos. 

27. Isla de San Martín

¿Quién no ha escuchado alguna vez el nombre de St. Marteen? Esa publicidad inconsciente deriva de un verdadero edén. Otra de las islas del mar Caribe, pero no una cualquiera, sino que atrapa con su majestuosidad natural. 

Además, este pedazo de tierra de 87 kilómetros ostenta una leyenda fantástica. Resulta que una porción posee influencia francesa y otra holandesa. Cuentan que en la disputa entre soldados de esas naciones concordaron en dirimir la zona de cada uno con una prueba física, que constaba de correr en direcciones opuestas por la costa hasta que se encontraran en un punto medio. Lo más llamativo de la fábula se centra en que los franceses habían engatusado al representante holandés con una comilona la noche anterior y que por eso la porción gala es de mayor extensión. 

26.Belice

Emplazado en la Centroamérica continental resalta este mágico país de Belice, pegado a México, pero con muchas beldades que lo transforman en un destino espectacular. Una de sus islas, conocida como Cayo Ambergris presenta una maravilla, el hoyo azul.

Esa formación rocosa sobre un inmenso coral genera una superficie enteramente azulada, con más de cien metros de profundidad de vida marítima, que atrae a intrépidos de todo el mundo para practicar el submarinismo. 

25. Gran Caimán, Islas Caimán

Las Islas Caimán disponen de cientos de atractivos para los viajeros, en primera instancia por la preciosidad del mar Caribe. Este país que está compuesto por tres islas, hay una que sobresale la Gran Caimán, la de mayor extensión y muy cercana a Cuba y Jamaica. 

Los cruces transatlánticos detienen su marcha religiosamente en esa tierra para que los turistas corran a las tiendas de electrónica. Claro que unos kilómetros más allá del centro se emplazan playas descomunales, en las que se puede nadar entre mantas rayas y calzarse un snorkel para ver los corales. 

24. Marrakech, Marruecos

Inmersa en el centro de Marruecos asoma con fuerza la ciudad de Marrakech, que ha logrado superar en interés y movimiento a la capital del país, Rabat. El incesante trajinar por sus calles y la desembocadura en la inmensa plaza de Yamma el Fna son estímulos suficientes para zambullirse en esta urbe. 

El mercado de artesanías, que también presenta arte callejero, con mucha sonoridad, atrae a los visitantes, que pasan largas horas recorriendo los puestos maravillados por esas telas, esos productos y la comida callejera. Además de la gama de colores de sus edificaciones, que construye un paisaje precioso.  

23. Río de Janeiro, Brasil

¿Quién no conoce a Río de Janeiro? Probablemente la ciudad más famosa de todo Sudamérica, ha adquirido una relevancia descomunal por sus características y prácticamente los europeos, asiáticos y norteamericanos desean pasar alguna vez por esas playas y sobre todo vivir en primera persona los magnánimos carnavales.

La mentada alegría brasilera se percibe a cada paso y aporta una atmósfera perfecta. Ni hablar de las híper conocidas playas de Ipanema o Copacabana. En tanto que la estatua del Cristo Redentor se convirtió con los años en una de las postales más viralizadas en el planeta. Todo esto tiene Río de Janeiro, lo que motivó por ejemplo a que Disney realizara una película animada con su nombre, con una historia emotiva que acontece en sus rincones.

22. Roatán, Honduras

Las playas se erigen en uno de los principales estímulos de los turistas, una gigantesca mayoría anhela un periodo vacacional en ese entorno natural, donde el mar y la arena generan un contexto perfecto para el descanso.

En ese aspecto, todos los países con acceso al mar Caribe toman la delantera y ahí se destaca la isla de Roatán, que forma parte de un archipiélago de cayos de Honduras. Uno de los fuertes de ese paraíso se vincula con sus arrecifes y vida marítima, que invita a sumergirse varios metros en el agua a disfrutar de toda esa belleza.

21. Orlando, Estados Unidos

¿Qué niño no anhela divertirse a rabiar en Walt Disney World? La inmensidad de los parques temáticos, y sus mágicas propuestas de entretenimiento, originan que la ciudad de Orlando se erija en un destino recurrente.

Desde una enorme cantidad de países aterrizan vuelos constantemente para abrir las puertas a ese mundo maravilloso, al punto que es menester planificar la visita con varios meses de anticipación para asegurarse la entrada a todos los parques.

20. Beijing, China 

Otro de los parajes ineludibles para caminar en consonancia con los puntos que más visitantes reciben por año se encuentra China. Claro este inmenso país, que posee una extensión prácticamente de un continente, engloba diversos atractivos como La Gran Muralla, esa obra impresionante. 

Asimismo, en el lejano oriente brilla y encandila La Ciudad Prohibida, ese palacio imperial situada en el centro de Beijing, que formó parte de la dinastía Qing. Este maravilloso entramado arquitectónico, que encierra una mítica historia, se configura por 980 edificios, nada más y nada menos. El museo de este punto cobija millones de viajeros por año. 

19. Jamaica

El Caribe, siempre el Caribe. Esta región de Centroamérica atrapa perse, por su identidad, por el poder abrumador del mar más cristalino y cálido, por las arenas blancas, por las palmeras en las playas. 

La isla de Jamaica posee todos esos atributos que la convierten en un destino muy elegido por los turistas y además está sazonada por la mágica historia de Bob Marley y el nacimiento del reggae, ese estilo musical que conquistó el mundo, desde sus raíces africanas y de una exclamación de un modo de vida. 

18. Dubai, Emiratos Unidos

Increíble por donde se la mire, esta ciudad es literalmente una creación íntegra del hombre, de una planificación consensuada, de una proyección arquitectónica y tecnológica. Esta urbe se creó sobre un desierto, así como suena, donde existía una kilométrica cantidad de arena y desolación se elevó una metrópoli, pero no una cualquiera, sino la más moderna y excéntrica del mundo.

En esos lares los viajeros se encontrarán con el edificio más alto de la Tierra, así como con el único hotel siete estrellas del planeta. Todo en base a inversiones absurdas. Allá no solo se le ganó al desierto, también vencieron al mar y crearon una enorme cantidad de islas artificiales para originar una bahía sobre el Golfo Pérsico.

17. Estambul, Turquía

Historia viva, latente, que se huele a cada paso. Estambul es un crisol de culturas y como si fuese poco es la única ciudad del mundo que está ubicada tanto en Europa como en Asia, sí, así como suena. La urbe más famosa de Turquía tiene su territorio dividido por el estrecho de Bósforo, que es el recurso natural que se determinó para dividir los dos continentes.

Como si todo esto fuese poco, Estambul posee la característica de haber sido la capital de cuatro imperios (romano, bizantino, latino y otomano), por eso se la conoció como Bizancio, y también como Constantinopla. Caminar por sus calles abre un portal imaginario entre la antigüedad y la actualidad. 

16.Cuzco, Perú

¡Qué maravilla! En las altísimas cumbres de la Cordillera de los Andes aparece colgando de las montañas la misteriosa Machu Picchu, el epicentro de la civilización Inca. Un recóndito destino, que encierra un halo de enigma y sobre todo una energía poderosa. Claro que acceder a esas ruinas implica un esfuerzo, por las inclemencias de la altitud y el camino sinuoso y complejo.

Cuzco es el portal para acercarse a toda esta majestuosa cultura incaica y es la ciudad para hospedarse y desde ahí emprender excursiones para adentrarse en el Valle Sagrado, entre otros atractivos. Por otro lado, en el centro de la urbe también abundan estímulos como los mercados locales y la gastronomía tan típica de esos lares. 

15. Phuket, Tailandia

Otra puerta de entrada a la imponencia de Asia es Tailandia, un país precioso por donde se lo mire y con cientos de atributos. Y en especial hay que agendar la isla de Phuket, la más grande del país, que encandila con sus kilométricas playas, que dan la sensación de ser prácticamente perfectas. 

Además de las aguas de color esmeralda, esta ciudad ofrece un centro muy vigoroso, con una variada oferta gastronómica y comercial. En tanto que en la zona de Chalong aparece un atractivo exquisito, un buda gigante de 25 metros, que sobresale de la inmensidad natural y ofrece un mirador imperdible de todo ese entorno mágico. 

14. Venezia, Italia

Cientos de miles de imágenes retrataron a Venecia, con sus particularidades, con esos canales infinitos y esa esencia única de ser una ciudad montada, literalmente, sobre el agua. Así lucen cientos de puentes que interconectan todo, lo que se constituye en un paseo obligado para caminar todas esas callecitas.

Ni hablar de subirse a una góndola, empujada por los brazos de los lugareños, para embeberse en ese aire romántico. Como si fuese poco, la historia está presente a cada paso, con muchísimos sitios que se remontan a épocas antiquísimas, con incluso vestigios del paso de Napoleón Bonaparte. 

13. Siem Reap, Camboya

El sudeste asiático continúa sumando adeptos, ya no se trata de una excepción, toda esta región genera enorme atracción, probablemente por ese gen de playas maravillosas y vestigios de civilizaciones ancestrales. Así como por la tranquilidad que flota en la atmósfera. 

En Camboya existe una ciudad muy atractiva, Siem Reap, que en sus entrañas posee ruinas ancestrales sumergidas en selvas tupidas. Además del increíble lago Tonlé Sap, donde los lugareños habitan en esas casas flotantes inverosímiles, que parecen extraídas de un cuento. 

12. Barcelona, España

Barcelona despierta pasiones, verdaderos frenesí, al punto que aseguran que los que la visitaron quedan encantados, obnubilados y caen en una especie de hechizo que los empuja a regresar, e incluso a instalarse. La ciudad catalana contiene un sinfín de estímulos, como la modernidad más absoluta y un casco histórico envidiable.

La arquitectura se erige en un factor decisivo, todas las construcciones de Gaudí la distinguen, como la impresionante Sagrada Familia. Ni hablar de su oferta de entretenimiento, con espacios gastronómicos tremendos y la apertura hacia el mar Mediterráneo, con un paseo costero maravilloso. Cultura, aire libre, parques gigantes, arte y un montón más de cualidades la convierten en un destino imprescindible.

11. Hoi An, Vietnam

Aunque suene a un rumbo extraño, este país se convirtió en un lugar muy elegido por los viajeros. Dentro de sus atributos se destaca esta ciudad costera de Hoi An, que durante años fue el puerto más importante de esa nación. Los colores que cuelgan en todas partes, ya sea en las casas como en la ornamentación de las calles la distinguen.

El epicentro de esta urbe contiene tanta belleza y mixtura de culturas que la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad, un rasgo distintivo que permite ejemplificar las beldades de este rincón del mundo. Un dato llamativo se engloba en la tradición de todos los 14 de cada mes, en que la vía pública se ilumina con linternas, en lugar del tendido eléctrico. 

10. Creta, Grecia

Imposible resistirse a la belleza de esta isla, con sus playas deliciosas, pero sobre todo porque en esas mismas tierras también nació la mitología griega, de hecho, fue la casa del dios Zeus. Esa amalgama entre un destino paradisíaco para descansar al sol y la connotación histórica la convierten a Creta en un lugar imprescindible.

Inmersa en el fascinante mar Mediterráneo esta ciudad presenta diversos atractivos, como esas construcciones que se agarran del terreno irregular, con esas casas tan similares con una fachada uniforme, pero preciosa. En los antiquísimos albores de la civilización se la popularizó como la isla de los olivos, que todavía continúan vigentes en cada rincón. 

9. Katmandú, Nepal

Mística, atrayente y misteriosa. Katmandú atrapa con sus estímulos, ese ritmo alocado de la sociedad, que se mueve a una velocidad impresionante en el tránsito con ese enjambre de bicicletas, autos y motos que parecen generar un remolino que engulle a los transeúntes. 

En esas latitudes tan alejadas, los viajeros se animan a transitar por esas calles e interactuar con los lugareños, que rebozan de amabilidad y simpatía. Pero también es un foco de atención la cercanía con las montañas más altas del planeta, porque a los alrededores de la ciudad lucen imponentes ocho montes de más de ocho mil metros de altura, con el Everest como principal atracción. 

8. New York, Estados Unidos

¿Qué decir de la ciudad más famosa de todo el planeta? No hace falta ahondar en muchos detalles para comprender por qué New York se inunda con turistas. Sus luces, su tecnología, su don de cosmopolita, su propaganda invasiva en cientos de películas y sobre todo la Estatua de la Libertad configuran un combo explosivo.

Ese entrecruce de culturas, con los diferentes barrios específicos de cada país, también atrae y estimula a recorrer esas calles. Ni hablar del archi conocido Central Park, con su extensión kilométrica. Así como los edificios imponentes, que parecen pelearse año tras año para llegar más alto y acariciar las nubes. Hasta los menos afectos a la idiosincrasia estadounidense anhelan aterrizar en esta metrópolis única y avasalladora, a la que se considera el centro del mundo. 

7. San Petersburgo, Rusia

Rusia se constituye en un destino siempre atractivo, desde su génesis como el país más grande del mundo, al punto que su extensión representa el 11% de las tierras del planeta. Además, por todas sus cualidades, esa cultura tan disímil y una idiosincrasia opuesta a la mayoría de los países.  

San Petersburgo posee algunas cualidades que la transforman en una ciudad mucho más amigable, a diferencia de Moscú que todavía se presenta más cerrada, con mayor dificultad para los visitantes. La arquitectura provoca admiración, con esos templos coloridos y de una majestuosidad admirable. Además, que el lazo con las épocas de los zares genera anhelos de vivir esa experiencia. 

6. Praga, República Checa

Todo itinerario por el Viejo Continente tiene un ítem en la lista inevitable, una urbe mágica: Praga. En esta ciudad se mantiene latente esa atmósfera de construcciones de otra era, pero que conservan una pulcritud impresionante. Se siente que existe la posibilidad de cruzarse con un caballero de siglos pasados.

Las callecitas angostas, con un trazado espontáneo provocan un paseo imprescindible, para derivar en la plaza central de la capital de la República Checa. En ese corazón de la ciudad brilla el célebre reloj astronómico, una obra artística asombrosa y al unísono un avance tecnológico espectacular. En este lugar se acuñó el término bohemios, que deriva del pueblo celta Boios. 

5. Bali, Indonesia

Claro que no todo es Europa y su vasta historia, donde prácticamente se originó la civilización moderna. En el planeta pululan cientos de rincones maravillosos para completar un viaje de otras características.

La isla de Bali se destaca como uno de los destinos más elegidos en todo el planeta. Esas playas de arenas tan blancas que su brillo encandila son uno de los principales atributos. Pero también provoca deseos sus selvas tupidas, con templos tan antiguos como preciosos. Además, en esa porción de tierra también se encuentran volcanes y arrozales y hasta lagos. Todo en un mismo lugar.

4. Roma, Italia

Caos de tránsito que se mixtura con edificaciones despampanantes, con verdaderos vestigios de la civilización. Platos tradicionales, y sumamente sabrosos, que se entrelazan con una ciudad que brilla. 

Roma posee todos los atributos para generar un aluvión de viajeros, que se zambullen en sus recovecos ávidos de percibir la gloria del Imperio Romano. El Coliseo indudablemente se erige en un monumento que merece ser recorrido y sentir por un rato que el tiempo retrocedió cientos de años. Y ni hablar de la basílica de San Pedro del Vaticano, nada más y nada menos, otro recinto de cientos de hitos de la humanidad.

3. Giza, Egipto

Imponente y enigmática. La mente humana continúa hurgando en teorías para explicar semejante obra, de un tamaño sideral, que data de más de dos mil años antes de Cristo. La Gran Pirámide de Giza nunca perderá su encanto, esa condición tan especial para que los habitantes del mundo transiten miles de kilómetros para vivir la experiencia de vivirla en primera mano.

La construcción de pura roca con casi 150 metros de altura imanta, ya sea por su belleza a simple vista, pero sobre todo por los secretos que guarda en sus entrañas. Por eso, El Cairo cobija millones de turistas por año que se trasladan hasta Giza para sumergirse en un trance al pie de la pirámide.

2. París, Francia

Sinónimo de amor, de romance, de una atmósfera de sentimiento puro que estimula a las parejas a entrelazar sus almas. París se erige en un ícono del planeta, en cualquier rincón del mundo se conoce esa emblemática capital europea. 

Cualquier ser humano que junta sus ahorros anota esta urbe como un lugar ineludible, un destino al que visitar. Claro que su gigantesca oferta la convierte en un terruño muy atractivo, que implica propinarle varios días del viaje. ¿Quién no quisiera subirse a la Torre Eiffel? El monumento más famoso de toda la Tierra. Ni hablar de la catedral de Notre Damme o el impresionante museo del Louvre. Por todo esto, ese aeropuerto se prende fuego de vuelos que aterrizan en esa pista.

1. Londres, Inglaterra

Una de las capitales más trascendentes del mundo, ya sea por su gravitación en las grandes decisiones, como por su belleza extrema. Las calles londinenses enamoran con esa variopinta gama de estímulos que abarcan desde edificios antiguos a rascacielos híper modernos. 

La particularidad de los autos que circulan por la izquierda o esos ómnibus públicos de dos pisos, y rojos furiosos, o esos taxis negros muy espaciosos y de diseño antiguo generan admiración en los visitantes. Además de todo el condimento histórico, como el Big Ben, ni hablar del Palacio de Buckingham y esas guardias con sombreros altísimos que custodian la entrada.