arrow_downward
menu
arrow_drop_down
search

OTROS DEPORTES

Mariana Arceo dijo que busca disfrutar en los Tokio 2020.

Otros Entrevista Exclusiva

“La vida, en el 2020, me enseñó que hay que sonreírle y disfrutarla": Mariana Arceo

Mariana Arceo habló de manera exclusiva con Bolavip en la que repasó sus primeros pasos en el pentatlón moderno, cómo fue superar el COVID-19 y qué objetivo tiene para Tokio 2020.

Bolavip

Mariana Arceo dijo que busca disfrutar en los Tokio 2020.

Mariana Arceo dijo que busca disfrutar en los Tokio 2020. (Foto: Getty)

Aunque la pandemia causada por el COVID-19 haya puesto en riesgo los Juegos Olímpicos, Tokio 2020 siguen en pie a pesar de todo. Y a la Tierra del Sol Naciente irá la delegación mexicana y entre ellos se encuentra Mariana Acreo, que logró su boleto a la cita máxima del deporte en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 tras colgarse la medalla dorada en pentatlón moderno.

Es recordado el grito que pegó la atleta de 26 años tras superar la prueba de equitación que le significó subirse a lo más alto del podio en Perú. A su vez, es reconocida por haber vencido al coronavirus en una batalla que la puso contra la espada y la pared debido a que estuvo cerca de que le entubaran sus pulmones. 

“Ir día a día trabajando. Esa es la receta. Trabajar, tener paciencia, saber perder, y escuchar las cosas buenas y malas”, expresó Mariana Acreo en una charla exclusiva con Bolavip al referirse a cómo fueron sus inicios en el pentatlón

- Mariana, para conocerte un poco más, ¿cuál fue tu primera experiencia en el deporte? 

“La gimnasia fue mi primera experiencia en el deporte. Posteriormente fue la natación, pero yo quería hacer gimnasia. No se me pudo dar por la complexión física que ya tenía a los 12 años. Después, entré a una escuela de natación y me fueron saliendo las cualidades que tenía”

- No se da en gimnasia y llegas al pentatlón moderno. ¿Cómo fueron tus inicios en un deporte que tiene cinco pruebas diferentes?

“Fue complicado porque no estaba acostumbrada con pruebas técnicas como la prueba de equitación, de esgrima y tiro deportivo. Tenía que iniciarlas totalmente de cero. Son pruebas técnicas con las que te desesperas un poquito. Deserté en el primer mes, pero comprendí cómo debía ser un proceso y regresé”

- ¿Qué sucedió que desertaste y qué te llevó volver al mes?

“Primeramente, porque no estaba acostumbrada a estar fuera de casa, me costaba mucho trabajo sociabilizar. Tuve un poquito de bullying, lo que me motivo a no querer a estar aquí. Pero luego escuché los consejos de mi familia y supe que tengo que luchar por mis sueños y no querer que mis cosas se den para rápidamente. Ir día a día trabajando. Esa es la receta. Trabajar, tener paciencia, saber perder, y escuchar las cosas buenas y malas”

- Volviendo a las diferentes pruebas, la de equitación tiene la particularidad de que competís con un caballo desconocido y que te lo dan por sorteo. ¿Cómo es llevar adelante una prueba con un animal que no conoces? 

“Es una prueba muy difícil y no solamente lo fue mi en primera experiencia, sino que los es en cada una porque hay un caballo diferente. Entonces, siempre se siente esa adrenalina, esos nervios. A veces te puede tocar un caballo super noble como a veces un caballo super difícil. Entonces, esto hace que siempre se sienta como la primera vez”

- Teniendo en cuenta esta dificultad, ¿cómo llevas adelante los entrenamientos? 

“Obviamente entreno con diferentes caballos. En lo personal entreno con los caballos que me proporciona el ejército. Todos los días subes con nervios porque no sabes el temperamento que tienen”

- Hablando del ejército ¿solo entrenas o tienes otra función en estos momentos?

“La verdad que en estos momentos tenemos que dar resultados para nuestro país, es nuestro compromiso. El proponernos día a día para poner nuestra bandera en alto. Es nuestra obligación. Ellos nos apoyan como cualquier otro militar. Pero el día que nosotros no demos resultados nos vuelven a incorporar”

- Además del ejército y del pentatlón, ¿estás estudiando alguna carrera?

“Sí, estoy estudiando Comunicación, soy estilita profesional, no he ejercido. La carrera no la terminé, pero sigo firme. Pero sin el ejército, mi carrera no hubiera sido la misma. El ejército me da esa tranquilidad de enforcarme en esta actividad". 

-  ¿Y admiras a algún deportista? 

“Admiro a María del Rosario Espinoza (taekwondista) porque a pesar de que lleva tres medallas olímpicas sigue con la disciplina y se levanta día a día a trabajar para ir en busca de otra medalla olímpica. Es muy difícil llegar y mantenerse y ella se ha mantenido durante tres ciclos olímpicos. Es de admirar eso”.

Mariana Arceo.
Mariana viene de superar un operación en su riñones y de vencer al COVID-19.

Mariana logró que México tenga un representante en pentatlón moderno en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, los cuales se pospusieron por la pandemia causada por el COVID-19, enfermedad de la que se contagió y que le costó recuperarse. “La vida, en el 2020, me enseñó que hay que sonreírle y disfrutarla. Había muchas cosas que mejorar y aprender de la vida. A los Juegos Olímpicos voy para dar mi mejor esfuerzo, trabajando día da día”, expresó la nacida en Guadalajara sobre cómo quiere disfrutar la cita máxima del deporte. 

- Volviendo al pentatlón, ¿cuál fue la competencia en la que más nervios tuviste con la prueba de equitación? 

“En los Juegos Panamericanos iba muy nerviosa para pasar esta prueba porque en una competencia previa el caballo que me había tocado fue muy complicado y me había eliminado. Llegué a los Juegos Panamericanos con muchos nervios porque me estaba jugando el pase a los Juegos Olímpicos y la medalla de Oro de los Panamericanos. Hay videos en la que se ve que al final, cuando termine la pista, pego un grito porque sabía que lo había logrado”

- Hablando de Lima 2019, ¿fue tu primera experiencia panamericana?

“Si, fue mi debut en los Juegos Panamericanos. Fue una experiencia padrísima porque un mes antes fue que sufrí mucho porque estuve trabajando para mentalizarme para enfrentar esos días. Sufrí un poco en la prueba de equitación porque a fin de cuentas está la prueba en un caballo. Me acuerdo, que vomitaba por los esfuerzos y me levantaba con nauseas por los nervios”

- Y tras Lima 2019 se encadenaron una serie de desgracias con tu salud, ¿no?

“Si, fueron años difíciles el 2019 y el 2020. En el 2019 consigo medallas históricas la del campeonato Mundial y Panamericano. Después del campeonato mundial llegué a Polonia, tomé mucho té, pero me afectó los riñones con piedras que me bajaron. Tuve que regresar a México, me hicieron una cirugía, y me sacaron 32 piedras del riñón. Se me atrasó la preparación hacia los Juegos Olímpicos. Entonces, estaba agarrando el ritmo cuando de repente me agarra COVID. Duré dos meses en el hospital y un mes más de recuperación. Fue raro para mí porque nunca en mi carrera deportiva había tenido estas situaciones. El COVID me costó mucho recuperarme”

- Ahora Tokio 2020 se encuentra a la vuelta de la esquina, ¿cuál es tu objetivo?

“La vida, en el 2020, me enseñó que hay que sonreírle y disfrutarla. Había muchas cosas que mejorar y aprender de la vida. A los Juegos Olímpicos voy para dar mi mejor esfuerzo, trabajando día da día. Colgarme una medalla es ir y estar feliz ahí mismo. Eso para mi es lo que la felicidad representa estar en estos eventos después de la pandemia y volver a unir al mundo en una competencia inolvidable y que va a quedar parte de la historia”

Temas:

Lee También

Calendario Partidos



sumate

Recibe las últimas noticias en tu casilla de E-mail