Ojalá que llueva café

Ojalá que llueva café

Por: Redacción Bolavip

Ojalá que llueva café

Ojalá que llueva café

(Por Leandro Brovelli) “Ojalá que llueva café en el campo” decía Juan Luis Guerra en una de sus tantas canciones de ritmo ajetreado y melodía contagiosa. Esos mismos versos alborozados, también llevaban la impronta de una cierta resignación y pesadumbre, motivada por las penurias que aquejaban a su pueblo. Racing le ganó 2 a 1 a Boca. Fueron otros tres puntos, esta vez de visitante y con un rival de peso, no por la contextura física de su técnico sino por los logros históricos que lo han llevado a ocupar el podio de los mejores. Pero la atención se depositó durante 90 minutos sobre la nueva estrella del club de Avellaneda, un colombiano que vino para aportarle a Racing la frescura y distinción que hace tiempo necesitaba. Giovanni Moreno tiene 24 años y su descollante performance en el Atlético de Medellín lo transformaron en la perla del fútbol cafetero. El 5 de julio, tras los vaivenes lógicos del mundo financiero, se lo confirmaba como la nueva incorporación del equipo de Russo. El silbato inicial de Pezzotta lo encontró al 10 bastante movedizo. Su fina estampa, su trote holgado y sus pisadas “riquelmeanas”, lo distinguieron frente a los veintidós jugadores de campo presentes. Pidió la pelota, se juntó con Toranzo y Luguercio para triangular, y no se achicó frente a las aporreadas de Battaglia y Medel. Sin embargo, en cierto intersticio del partido sufrió el síndrome del armador indolente, aquel que despunta como la carta ganadora pero sólo termina sirviendo para la simplona suma general. Con la victoria prácticamente consumada, se paró de mediapunta para aprovechar en el contragolpe, las grietas de la línea de tres boquense. A los 36 minutos fue sustituido por G. Hauche quien, a primera mano, parecía cumplir mejor este mandato. Lo cierto es que el balance fue satisfactorio: clase, actitud y claridad dan forma a un estilo de jugador con el que Racing no contaba hace años. Y La multitud racinguista tiene un parecido con aquel pueblo que Juan Luis Guerra tan bien retrataba en su canción porque no sólo se ilusiona año tras año, sino que también anhela esa lluvia de café que pueda tapar tanto quebranto. Las ilusiones y las victorias nublan la razón, y este humilde servidor debe decir que por ahora, en el Clilndro, el café viene en saquito.

Temas:

  • boca vs racing
  • giovanni moreno
  • racing club
  • apertura 2010

Lee También



Comentarios

Calendario Partidos



sumate

Recibe las últimas noticias en tu casilla de E-mail