Su retiro estaba pensado para los Juegos de Tokio 2020, cuando con 46 años se convirtió en la gimnasta de mayor edad en competir en uno Juego Olímpico, rompiendo un récord que ostentaba desde 1928 la británica Queenie Judd, quien compitió en Amsterdam a los 41. Pero su nombre otra vez quedará en la historia ya que Oksana Chusovitina quiere ir a París 2024, su novena participación olímpica.

Chusovitina había decidido volver se su retiro para participar de los próximos Juegos Asiáticos, que iban a realizarse en septiembre en la ciudad china de Hangzhou. "Quiero terminar mi carrera con una medalla para mi país. No será en los Juegos pero quizás si en los Juegos de Asia, realmente la quiero", había dicho hace unos meses. 

La medalla de oro en salto en los campeonatos nacionales de Uzbekistán el fin de semana pasado parecen haberla hecho cambiar de opinión y ahora quiere viajar a Francia, su noveno Juego. En el caso de ir, igualará el récord de Nino Salukvadze, de Giorgia, quien en Tokio cumplió su novena aparición olímpica en tiro.

La primera aparición olímpica de Chusovitina ya tiene 30 años. En su currículo deportivo figura un oro olímpico siendo parte del equipo Unificado que compitió en lugar de la antigua Unión Soviética en Barcelona 1992. Ya para Uzbekistán compitió en Sidney 2000, meses después de dar a luz a su hijo Alisher. En Beijing 2008 fue plata, a los 33 años y representando a Alemania. También estuvo en Atlanta 1996, Atenas 2004, Londres 2012, Río 2016 y Tokio.