El pasado fin de semana estuvo cargado de eventos con deportes de contacto. Entre ellos, el de Etenal MMA 49, donde ocurrió uno de los hechos más extraños del último tiempo.

Uno de los combates en cartelera enfrentaba a Chelsea Hackett, campeona de Muay Thai, contra Nicole Szepesvary, experta en jiu jitsu. Durante el primer round, la superioridad de la segunda fue total al llevar la pelea al piso, algo que intentó continuar en el segundo asalto.

Fue justo ahí que, apenas iniciado el round dos, ambas comenzaron a intercambiar golpes de pie. En eso, se tomaron e intentaron llevar al clinch la lucha, momento en que Szepesvary tuvo la gran idea de aplicar una palanca de brazo -armbar volador- a su rival, pero sin el resultado que quería.

Cuando la luchadora saltó para encajar bien su llave, resbaló y terminó golpeando fuertemente su cabeza contra la lona de la jaula, quedando totalmente noqueada por sí misma. El árbitro alcanzó a detener a Hackett, quien iba con todo a lanzar golpes y quedó parada sin entender nada de lo que estaba pasando.