"Diviértete y disfruta", le escribió Noah Lyles a la mega estrella de la NFL, DK Metcalf, cuando anunció que se pararía en la línea de largada de los 100 metros en los USATF Golden Games.

Con 104 kilos y 193 centímetros, el receptor de los Seattle Seahawks, aceptó el desafío de enfrentar el hectómetro en la primera gran cita del atletismo en Estados Unidos.

Metcalf inició fuerte pero a partir de los 50 metros mermó su velocidad hasta parar el cronómetro en 1.37 que le valió la novena posición en su serie. "Es una gran oportunidad correr con estos supertalentos. Quería probarme, estar aquí sólo merece la pena. Soy un jugador de fútbol y no un atleta. Esto es lo que puedo hacer, y quería mostrarlo", dijo tras el evento.

A pesar de ser un mega profesional, nada le quita al ex atleta de la universidad Ole Miss el sueño olímpico. Metcalf, capaz de marcar 10 touchdowns por temporada, en un entrenamiento alcanzó los 36 kilómetros por hora, una velocidad promedio que, teóricamente, lo pondría por debajo de los 10 segundos en 100 metros (5 centésimas por debajo de la marca mínima necesaria para clasificar a los Trials de su país.

Su actuación en el Meeting californiano (10.37) lo mantiene lejos de Eugene, pero si su marca se encuentra entre las mejores 32 del ranking podrá pararse junto a Bromell, Gatlin, Lyles, Gillespie, Rodgers y Bacon en busca del ticket para Tokio.