Para conseguir la clasificación para el Mundial de Brasil 2014, la Selección de México debió sufrir de más. No solamente dependió de aquella histórica chilena de Raúl Jiménez, que significó la agónica victoria frente a Panamá en la anteúltima jornada de las Eliminatorias en el Estadio Azteca, sino que además tuvo que depender de resultados ajenos, precisamente de los Estados Unidos, para poder acceder al repechaje. 

En la ciudad de San José, Costa Rica sorprendió 2-1 al combinado conducido, en ese entonces, por Víctor Manuel Vucetich. Y eso obligó a todos los aficionados del Tri a estar pendientes de la televisión. ¿Para qué? Para aguardar por un triunfo del país de las Barras y las Estrellas contra el conjunto panameño.

Ante esa situación estresante, los fanáticos no pudieron aguantar los nervios. Tampoco Christian Martinoli, quien explotó en la transmisión de TV Azteca y le solicitó a sus productores una pantalla para poder observar el encuentro de los Estados Unidos. "Me volví loco. Fue un cúmulo de emociones durante mucho tiempo y muchos partidos", explicó el narrador durante una plática con Roberto Gómez Junco.

"Yo trabajaba y colaboraba con marcas, y conocía a mucha gente en el canal que iba a perder su trabajo si México no calificaba al Mundial. Entonces eso fue un shock muy fuerte, el pensar que México estaba a cinco minutos de quedar afuera", agregó el periodista que nació en Argentina pero ya se identificó con el país.

Finalmente, USA derrotó a Panamá, México accedió al repechaje de la Concacaf y se ganó su boleto para el Mundial de Brasil 2014 venciendo con mucha autoridad a Nueva Zelanda. Será una anécdota para el futuro, y también un aprendizaje para no tener que sufrir tanto antes de una cita de esa magnitud.