Espeluznante. Así se puede definir la lesión que sufrió Chris Weidman contra Uriah Hall en UFC 261. La pierna se partió en dos;  fractura de tibia y peroné al dar una patada. Perdió la pelea, sin embargo eso fue lo de menos ante el shock de su retiro en camilla.

Uriah Hall, impactado y asustado por lo sucedido, se puso a orar sobre el octágono para pedir por la salud de su compañero. También mandó palabras de aliento y pronta recuperación a Weidman.

Ironías de la vida, la lesión de Weidman fue similar a la que sufrió Anderson Silva en 2013 cuando ambos se enfrentaron; ocho años después se repitió la historia. Este suceso fue recordado por los seguidores de UFC en redes sociales.

A reserva de lo que indique el parte médico, la fractura fue impactante y dolorosa, por lo que se aguarda un largo periodo de recuperación para el pelear, dado que la imagen muestra cómo se rompe.