Se cumplieron los pronósticos. Y las expectativas, también. Valentina Shevchenko llegó como la gran favorita y así lo demostró. A pesar de que Jessica Andrade se mostró segura en días previos, no le alcanzó su ímpetu para darle batalla a la campeona.

Con un espectacular KO en el segundo round, la peleadora peruana venció a su oponente para continuar como la propietaria del cinturón de peso mosca. Desde el principio dominó a Andrade en UFC 261.

Mucho mejor en todos los aspectos, sobre todo en el ataque y manejo de movimientos, Shevchenko pudo derribarla, ponerla en crucifix y propinarle una gran cantidad de golpes para dejarla prácticamente mermada.

Muy superior en el octágono, Valentina demostró que es una peleadora imbatible e invencible a la que no será fácil ganarle. Con un festejo en español, bailando y una bandera de Perú, manifestó su alegría de lograr una quinta defensa consecutiva del cetro.