David Benavídez volvió a dar un paso en falso el pasado fin de semana. Por segunda vez en una carrera profesional en la que se mantiene invicto perdió su cinturón de peso súper mediano del Consejo Mundial de Boxeo. La primera fue tras dar positivo de cocaína en un control de dopaje. Ahora, tras recuperar el cinturón derrotando a Anthony Dirrell en septiembre del año pasado, lo perdió por no dar el peso en la balanza.

 

De todos modos, el américo-mexicano le dio una lección de boxeo a Roamer Angulo, por lo que el título quedó vacante y ahora, por orden del CMB, se lo disputarían Saúl El Canelo Álvarez y Avni Yildirim, siempre que acepten las condiciones para el combate. Pese a todo ello, David Benavídez confirmó que se mantendrá en las 168 libras y más tarde revelaría el nombre que tiene en mente para comenzar a limpiar su imagen.

"Estoy listo para pelear cuando sea. Si quieren que consiga un título primero para después poder enfrentar a Caleb Plant, eso es lo que haré. Si nos metemos en la pelea así como estamos, también lo haré", expresó en relación al deseo de poder medirse cara a cara ante el campeón súper mediano de la Federación Internacional de Boxeo.

Y agregó: "Para ser honesto, todo dependerá de los promotores y de lo que tenga sentido para ellos. Tengo que sentarme y ver qué es lo que va a pasar. Y obviamente estar más preparado la próxima vez. Ya sabes, tengo que ser más disciplinado con mi peso".

Caleb Plant, invicto en 20 peleas, peleó por última vez el 15 de febrero de este año, derrotando a Vincent Feigenbutz por nocaut técnico en el décimo round y anotándose la segunda defensa exitosa de su cinturón. En lo que va de este atípico curso de la pandemia, no ha avanzado negociaciones para un nuevo combate y es toda una incógnita si peleará o no en lo que queda del año.