A menos de dos semanas para la pelea de unificación de títulos mundiales en la división de peso súper mediano entre Saúl El Canelo Álvarez y Billy Joe Saunders, que tendrá lugar en el AT&T Stadium de Arlington, ha tenido lugar un desacuerdo entre el campeón británico, dueño del cinturón de la OMB, y el CEO de MatchRoom Boxing Eddie Hearn.

El mismo tiene que ver con los jueces que finalmente serán designados para el combate, neutrales en cuanto a la nacionalidad cuando Saunders exigía que al menos uno de los tres fuese británico, asegurando que así era como se lo habían planteado previamente.

El malentendido tuvo que ver con que antes que se cerrara la fecha y la sede de la cartelera en el AT&T Stadium de Arlington, el propio Eddie Hearn había manifestado que le gustaría que en la pelea entre Canelo y Saunders hubiera un juez mexicano, uno británico y otro neutral. Sin embargo, la Comisión de Boxeo de Texas dispuso que fueran tres jueces neutrales y así se estableció para la firma de los contratos, sin que el campeón de la OMB planteara ninguna objeción.

“Quizás el problema surgió en que cuando hablamos originalmente de la pelea, hablamos de tener un juez británico, un juez mexicano y un juez estadounidense. Ahora solo tenemos tres jueces neutrales. Pero el contrato que firmó Billy Joe establece claramente que no hay mexicano, ni británico, ni jueces neutrales", expresó Hearn como respuesta a los reclamos de Billy Joe y su padre Tom.

Y agregó: "Se los expliqué a los dos. Esto fue algo que se discutió con su equipo. Era algo que estaba empapelado. Esto fue algo por lo que se firmó. No se mueven los postes de la portería. Los nombres de los jueces les serán enviados. Tendrán la oportunidad de revisarlos y plantear objeciones, al igual que el equipo de Canelo Álvarez".