Dillian Whyte es un perro de presa y durante mucho tiempo estuvo persiguiendo la oportunidad de enfrentar a Deontay Wilder, siendo el retador mandatorio al título mundial del Consejo Mundial de Boxeo que este ostentaba hasta su derrota de febrero del año pasado con Tyson Fury.

La última victoria del británico sobre Alexander Povetkin, vengándose de la derrota que el ruso le había propinado en 2020, lo convirtió en campeón interino y le devolvió las esperanzas de pelear por ese título mundial que ahora es de Fury, aunque sabe que con los dos combates de unificación que este firmó para este año con Anthony Joshua esa oportunidad no le llegará hasta 2022.

Entonces ha vuelto a apuntar a Wilder, quien no volvió a subir al ring desde que fue destronado por el Rey de los Gitanos y necesariamente debe reinventar su carrera si quiere permancer en los primeros planos. Tal es el deseo de Whyte de enfrentarlo que hasta le propuso una sede en la que cedería la localía.

"Creo que la demanda pública por la pelea de Wilder ya está ahí, para ser honesto. Ya hay mucha demanda. Pero pelear en Estados Unidos no duele y aumenta el perfil y el interés, y una base de fans diferente y seguidores. Sería bueno tener una gran pelea en Estados Unidos en el verano", expresó el británico en diálogo con Sky Sports.

Y agregó: "Pelearé contra Wilder en Alabama, si eso es lo que lo hará sentir lo suficientemente seguro para tomar la pelea. Si quiere, puede tener los jueces locales, su ciudad natal, lo que sea. No me importa. Yo Incluso pelearía con él en su propia casa, la cocina, el garaje, el jardín, donde sea. Solo quiero agarrarlo y lastimarlo".