Después de cerrar un 2020 con tres victorias por nocaut en el primer round, que entre otras cosas lo llevaron a ser destacado como el prospecto del año, Edgar Berlanga había prometido una gran pelea para su regreso en 2021. Incluso desde Top Rank habían avisado que sería cabeza de cartelera en un combate que estaría a la altura del evento.

Es que precisamente lo que se le demandaba al noqueador serial puertorriqueño era comenzar a subir la vara de oposición, pues los nombres de Eric Moon, Lanell Bellows y Ulises Sierra no dicen demasiado a la hora de posicionarlo entre los mejores súper medianos de la actualidad.

Nada de lo prometido sucederá. Berlanga no será cabeza de cartelera sino que protagonizará el combate co-estelar en la Silver Spurs Arena de Kissimmee, donde Emanuel Navarrete expondrá su cinturón de peso pluma de la OMB ante Christopher Díaz. Tampoco parece que vaya a encontrar mayor oposición en Demond Nicholson, con récord profesional de 23 victorias, 3 derrotas y un empate, de la que le ofrecieron sus rivales anteriores.

Claro que el puertorriqueño tiene que vender su pelea del próximo 24 de abril y así lo hizo en diálogo con BoxingScene, prometiendo a los fanáticos fuegos artificiales: "Es un buen peleador, Demond Nicholson. No hay nada que pueda decir sobre el tipo. Lo único que puedo decir es que será mejor que esté preparado para los fuegos artificiales, porque yo voy con el mío".

Y sobre la posibilidad de mantener su marca de nocauts en la primera ronda, que es de 16, agregó: "Siento que es mejor que Sierra. Siento que es mi mejor oponente hasta la fecha. Tiene mejor experiencia. Ha peleado contra Jesse Hart. Ha peleado con un par de tipos que son realmente buenos. Pero eso realmente no determina si me llevará a hacer más rondas o algo así. Una vez que él esté conmigo, será una historia diferente".