Pese a las críticas que le cayeron tanto antes como después de su pelea contra Avni Yildirim, el menos responsable de un emparejamiento tan desparejo es el propio Canelo Álvarez, quien lo único que hizo fue asumir la responsabilidad de cumplir con el combate que había ordenado el Consejo Mundial de Boxeo ante el peleador mejor rankeado por este en la división.

La principal señal de duda que se había encendido cuando se sancionó el combate tenía que ver con lo curioso que resultaba que el peleador turco pudiera tener ese número uno en el ranking del organismo cuando su última pelea había sido el 23 de febrero de 2019 y, pra colmo, había sido con derrota ante Anthony Dirrell.

Por todo ello y por la sencillez con la que Canelo Álvarez acabó con el pleito este sábado en elñ Hard Rock Stadium de Miami fue que se le exigieron algunas explicaciones a Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo.

"Lo siento por Avni. Los papeles a veces no reflejan las acciones y fue muy desafortunado. Teníamos grandes expectativas y es un asunto en el que en el CMB debemos analizar el proceso que no está funcionando en algunos caminos", comenzó diciendo en diálogo con Boxing Social.

Y agregó: “Definitivamente hay cosas sobre las que tenemos que volver hacia atrás y mirar qué está pasando y cómo evolucionan. Canelo fue tremendamente exitoso, estaba en gran forma y esa etapa debería haber sido para una pelea mucho mayor. Con suerte seguirá siendo un año muy activo para Canelo".