De la noche a la maña, Vasyl Lomachenko pasó de ser el mejor de la división de los pesos ligeros y uno de los tres mejores peleadores libra por libra de la actualidad a quedarse sin cinturones y quedar al borde de abandonar el Top Ten que elabora la popular revista The Ring.

El responsable fue Teófimo López, quien el pasado 17 de octubre lo derrotó por decisión unánime en el MGM Grand Conference Center de Las Vegas y le arrebató los títulos mundiales de la AMB, la OMB y el de campeón franquicia de la FIB.

Lejos de resignarse, Vasyl Lomachenko está listo para iniciar el Operativo Reconquista, en busca de recuperar ese status de campeón mundial. Claro que tener un tiro mundialista cuando los campeones de la división están negociando ya otros compromisos, le demandará cuanto menos una pelea de transición.

Pensando en ello es que al ucraniano ya parece haberle surgido próximo oponente, que no sería otro que Richard Commey, excampeón de peso ligero de la FIB, despojado de su cetro también por Teófimo López, que el pasado sábado regresó a los cuadriláteros con victoria por nocaut ante Jackson Marinez.

Si bien Lomachenko intentó también presionar para tener revancha ante López, en relación a lo ajustada que fue una pelea en la que no fueron pocos quienes vieron ganar al ucraniano, lo cierto es que no existía una cláusula contractual para que así suceda y Teófimo no tiene demasiadas intenciones de darle el gusto, al menos este año.