El próximo sábado 24 de abril, en el Silver Spurs Arena de Kissimmee, Emanuel Navarrete hará la primera defensa del título mundial de peso pluma de la OMB que conquistó el pasado 9 de octubre luego de vencer por decisión unánime a Ruben Villa. En esta ocasión, su rival será el puertorriqueño Christopher Díaz.

El Vaquero dijo estar realizando un muy buen campamento de entrenamiento y es por esa razón que se siente confiado en poder imponer su jerarquía sea cual sea el tipo de pelea que le plantee su oponente, quien días atrás dijo saber cómo desesperar al campeón mundial mexicano.

“Díaz es un boxeador duro. Será un poco complicado en ese sentido, pero siempre trato de imponer mi estilo de lucha. Será más difícil, pero estoy trabajando para ese aspecto de la pelea. Se me presenta la oportunidad de pelear y siempre me ha gustado estar listo", expresó en diálogo con Carlos González.

Navarrete se refirió también a algunas críticas que ha recibido en relación a la jerarquía de sus oponentes, cuestionamiento que se repitió ahora que Christopher Díaz, con récord profesional de 26 victorias y 2 derrotas, será el retador a su cinturón de peso pluma de la Organización Mundial de Boxeo.

"No miro al oponente. Si lo ofrecieron, es por algo. Si colocan a Díaz como el retador al título, esa parte queda en manos de los promotores. Sí, me han criticado porque a veces mis oponentes no están clasificados, pero trabajo para luchar contra quien me pongan por delante. No pienso en quitarle la oportunidad a alguien que se la ha ganado", dijo.

Y sobre lo que podría llegar a suceder sobre el cuadrilátero, adelantó: "Si él sale a moverse y escapar, será una pelea aburrida y haré todo lo que pueda para prevenir ese tipo de pelea, para que tenga un buen sabor de boca. Ha dicho que cuando me boxean me frustro, que no puedo pensar y pierdo la cabeza, pero he trabajado en muchas cosas. Tengo un plan para lo que sea que traiga Díaz".