Un boxeador con récord de 41 victorias, sin empates ni derrotas, que además se ha coronado ya como campeón mundial, debería ser indiscutiblemente una súperestrella de fama mundial. Sin embargo, con Gilberto Ramírez sucede que incluso en México son muchos los peleadores que están más valorados que él y ello podría responder a la jerarquía de los rivales ante los que ha constituido ese récord que se aproxima cada vez más a la marca de 50-0 de Floyd Mayweather.

Pero con su reciente vinculación a Golden Boy Promotions, El Zudo espera poder empezar a cumplir también con esa cuenta pendiente, siendo parte de grandes carteleras y enfrentando a peleadores de élite, para ganarse de una vez por todas esa aprobación indiscutida tanto de los fanáticos como de los especialistas.

"Ahora que somos un equipo, podemos hacer algo grandioso en mi carrera. Oscar puede hacerme aún más grande, convertirme en una superestrella. Además, él es mi ídolo y modelo a seguir. Era un luchador y ahora es un promotor. Estoy ansioso por seguir sus pasos", le dijo a BoxingScene.

Habiendo dejado vacante el título de peso súper mediano de la Organización Mundial de Boxeo, Gilberto Ramírez decidió instalarse en la división de peso semipesado con vistas a conseguir ser el tercer mexicano campeón mundial en la división después de Saúl El Canelo Álvarez y Julio César González.

De La Hoya también manifestó su felicidad con el hecho de poder contar en sus filas con un peleador de su jerarquía: "Estamos encantados de haber firmado a Gilberto Ramírez en un acuerdo de múltiples peleas, un excampeón mundial invicto de la tierra de los guerreros en Mazatlán, Sinaloa, México. Mientras nosotros en los Estados Unidos miramos hacia la reapertura a un público cada vez más grande, sabemos que Ramírez traerá aún más emoción a la división de las 175 libras mientras establece el rumbo para todos los campeones mundiales".