2021 no podía haber comenzado de mejor manera para Ryan García, quien finalmente tuvo la oportunidad de protagonizar esa gran pelea que esperaba desde hacía mucho tiempo el 2 de enero, coronándose campeón interino de peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo tras derrotar a Luke Campbell por nocaut técnico en el séptimo asalto.

A su vez, recibió a su segunda hija, Bela, e inició las negociaciones junto a Golden Boy Promotions para regresar a los cuadriláteros el próximo 9 de julio, enfrentando a Javier Fortuna. Pero de un momento a otro, el californiano cerró sus redes sociales y no se supo de él durante casi tres semanas.

Hasta que, ya con sus redes otra vez en funcionamiento, anunció en Instagram que se bajaba de su próxima fecha con un mensaje que encendió las alarmas, pues se podía ver que algo no estaba bien: "Sé que esta noticia puede ser decepcionante para algunos de mis fanáticos, pero hoy anuncio que me retiro de mi pelea del 9 de julio. En este momento es importante controlar mi salud y bienestar", comenzó diciendo.

Y siguió: "He decidido tomarme un tiempo libre para concentrarme en convertirme en una versión más fuerte de mí mismo. Espero volver pronto y estoy deseando volver al ring cuando esté más saludable. Quiero agradecer a Dios, a mi familia, a mis médicos y a quienes me apoyan".

Finalmente, este martes y através de una historia de Instagram, terminó de revelar a sus fanáticos el difícil momento de salud y emocional con el que le toca lidiar. "Como muchos de ustedes saben, he luchado contra la depresión y la ansiedad durante algún tiempo y lo he superado tantas veces, pero necesito un tiempo libre y estoy eligiendo finalmente obtener ayuda con mi salud mental", escribió.