No es normal que una boxeadora que apenas tiene cinco peleas como profesional, por más que las haya ganado todas, tenga la oportunidad inmediata de pelear por un título mundial. Pero la australiana Ebanie Bridges lo ha conseguido gracias a una fórmula que le dio muy buenos resultados, pues no necesitó grandes victorias para incrementar su popularidad en redes sociales.

Siempre atento a los grandes negocios, el promotor de MatchRoom Boxing Eddie Hearn detectó el fenómeno de La Bombardera Rubia y la firmó para pelear por el título mundial vacante de peso gallo de la Asociación Mundial de Boxeo, ante la británica Shannon The Baby Face Assassin Courtenay.

Sucederá este sábado 10 de abril, en la Arena Wembley y como parte de la cartelera que estelarizarán Conor Benn y el colombiano Samuel Vargas en un combate que pondrá en juego el título continental de peso wélter de la Asociación Mundial de Boxeo.

"Soy estereotipada por mi apariencia: 'las chicas bonitas no pueden boxear y las chicas bonitas no son inteligentes'. No tiene nada que ver con mi récord porque hay muchas chicas con más peleas que yo. ¿La diferencia? Es la forma en que me veo. Seamos realistas. Si me pusiera lo que todos los demás usaban, la gente no estaría interesada", expresó la australiana en diálogo con Sky Sports.

Y agregó: "Estoy tratando de atraer más ojos al deporte. Puedes criticarme tanto como quieras. Pero si pareciera sencillo, ni siquiera sabrías que esta pelea está sucediendo. La gente se sintonizará para ver si esta chica usa la lencería ¿Realmente puede pelear, o ella es solo una modelo? La cuestión es que Shannon y yo realmente podemos pelear".