La espera se hizo muy larga para Ebanie Bridges, quien se vio obligada a poner el freno en su incipiente carrera como profesional, primero por el parón al que obligó la propagación de la pandemia de coronavirus y después por una lesión en la espalda que, entre otras cosas, la privó de poder hacer su primer combate de título mundial.

La última vez que La Bombardera Rubia subió a un cuadrilátero fue el 8 de febrero de 2020, en el Civic Center de Hammond, en la que fue su primera salida para pelear en los Estados Unidos. Allí, se impuso por decisión unánime a Crystal Hoy para estirar su récord a cuatro victorias, sin empates ni derrotas.

Una vez que la maquinaria boxística pudo reactivarse, a la australiana le llegó la oportunidad de firmar un contrato nada menos que con MatchRoom Boxing, la promotora de Eddie Hearn, para pelear el 14 de noviembre en el Reino Unido ante Rachel Ball, por el título vacante de peso gallo de la Asociación Mundial de Boxeo.

Sin embargo, una lesión en la espalda durante los entrenamientos obligó a Ebanie Bridges a bajarse de esa pelea y ver pasar así la oportunidad más grande de su carrera. Lejos de rendirse, se enfocó en su recuperación para poder volver a los cuadriláteros cuanto antes.

Ese regreso será el próximo 13 de marzo, en el Bankstown City Paceway de Condell Park, Australia. Su rival será Carol Earl y en dicho combate estará en juego el título vacante de peso súper gallo de la Federación Australiana de Boxeo.