Edgar Berlanga ha sido una de las grandes sensaciones del 2020 post-cuarentena, cuando se reactivó la maquinaria boxística siendo Top Rank, su promotora, la primera en regresar con grandes carteleras desde la burbuja del MGM Grand Conference Center de Las Vegas.

En total, el peleador puertorriqueño de 23 años hizo tres combates de julio a diciembre y de todos ellos salió victorioso por nocaut en el primer round: ante Eric Moon, Lanell Belows y Ulises Sierra. Con ello, aumentó su récord profesional a 16 victorias, sin empates ni derrotas, y todas ellas conseguidas antes de finalizar el primer asalto.

 

Sabiendo que el desafío ahora no solo deberá pasar por estirar ese demoledor récord de nocauts sino también por demostrar su valía ante peleadores de mayor jerarquía, tras su victoria de diciembre Berlanga había asegurado que 2021 llegaría con grandes peleas para él, aunque luego se sugirió el nombre de Gabe Rosado que se quedó algo corto en las pretenciones.

Una nueva sorpresa tuvo lugar en los últimos días, cuando el invicto en 19 peleas Tyler Howard lanzó un desafío para el puertorriqueño y levantó la mano para acabar con la leyenda del noqueador serial. "Escuché que está buscando un oponente para abril. Si puede reunirse conmigo en las 165 libras, estaré listo", dijo en diálogo con BoxingScene.

Y agregó: "Él y yo estamos en el punto de nuestras carreras en el que estas peleas son necesarias para determinar quién pasa al siguiente nivel. Hemos estado luchando toda nuestra vida preparándonos para estos grandes momentos. ¿Quién mejor para mi primera gran pelea que un tipo que tiene 16-0, con 16 nocauts en el primer asalto. Estoy dispuesto a correr el riesgo y ponerme a prueba".