La división de peso ligero está que arde. Allí conviven peleadores y grandes campeones altamente competitivos, que a su vez han sabido generar gran fanatismo entre los espectadores, tanto a la hora de pagar por los eventos que los involucran como a nivel de seguimiento en las redes sociales.

Claro que desde su victoria de octubre ante Vasyl Lomachenko por decisión unánime quien destaca es Teófimo López, pues alló logró añadir al título mundial de la FIB que ya tenía en su poder los de la AMB, la OMB y el de campeón franquicia del CMB que ostentaba el peleador ucraniano.

Sin embargo, hay otros nombres convencidos de que pueden disputarle a López eso de ser quien marca el ritmo en la división, como el recientemente coronado campeón interino del CMB Ryan García, el campeón titular de dicho organismo Devin Haneyy el campeón Regular de la AMB Gervonta Davis.

Pero la discusión no es tal cosa para Teófimo, quien en diálogo con ESPN explicó cuál es la gran diferencia entre él y todos los demás: "Ellos son famosos en internet. Yo soy famoso en la vida real. García y Haney aún no están en mi nivel. Haney ha estado luchando la mitad de su carrera contra taxistas. Tank Davis ha estado luchando contra 122 y 126 libras", dijo.

Y agregó: "No estoy preocupado por los chicos que están detrás de mí, sino por terminar de asumir el control de la división. Por ahora me mantendré en las 135 libras para ver quién saldrá ganador del combate entre Josh Taylor y José Ramírez. Después, estaré ahí fuera buscando la gloria de ser indiscutible en 135 y 140 libras".