En los últimos días, Rigoberto Urán confirmó en sus redes que tuvo que volver a pasar por el quirófano para seguir siendo tratado por el accidente que sufrió en la Vuelta a España de 2019. Esta vez, fue para que le retiraran de su clavícula unas placas metálicas que le habían puesto allí para sanar las diferentes lesiones y fracturas que tuvo en aquel momento.

Aunque el interveción fue un éxito total, Urán tuvo que volver para que le retiraran los puntos de la herida que le hicieron para extraerle estos elementos. Aprovechando ese momento, Rigo grabó el momento exacto en que le empezaron a cortar los hilos del corte y no pudo evitar los gestos de dolor.

Para aliviar la carga de dolor y la tensión del momento, una enfermera se acercó y supo como lidiar con el pedalista. Urán, quien es popularmente conocido por su "tomadera de pelo", recibió de su propia medicina y la profesional de salud lo comenzó a molestar con que era "una gallina", por no soportar el dolor.

Rigo se sacó los puntos de la operación, no aguantó el dolor y una enfermera lo llamó "gallina":