Según la Organización Mundial de la Salud señala que las complicaciones de salud mental serán la principal discapacidad en el mundo. Un informe del Ministerio de Sanidad español, el trastorno de ansiedad es el más frecuente: afecta al 6.7 por ciento de población (8.8 por ciento en mujeres, 4.5 por ciento en hombres). Esta cifra alcanza el 10.4 por ciento si se incluyen signos o síntomas de ansiedad.

Dentro de estas problemáticas se encuentra la anciedad fóbica o fobia específica.

Miedo desadaptativo

Según los especialistas Aránzazu Duque Moreno & Basilio Blanco Núñez indicaron a BBC  que “las fobias tienen como punto de partida la emoción básica de miedo”. “Normalmente, esta tiene una función eminentemente adaptativa para la supervivencia. Permite detectar amenazas inminentes reales y generar una respuesta apropiada frente a las mismas”, señalaron.

En este sentido, los médicos aseguraron que “cuando dicho miedo interfiere de forma negativa en el funcionamiento cotidiano de la persona en alguno de los ámbitos de su vida por ser persistente, desproporcionado, irracional e infundado, pierde su carácter adaptativo”.

Pandemia, generadora de fobias

Según Aránzazu, la pandemia de covid-19 aumentó la anciedad en “gran parte de la sociedad”. “Del mismo modo, en personas vulnerables o con predisposición ha supuesto un aumento alarmante de los trastornos mentales. Los más prevalentes son la depresión y la ansiedad”, indica.

Por otro lado, la doctora en neurociencias señaló que diversos estudios que han evaluado "brotes previos de enfermedades infecciosas como la gripe española de 1918 o el brote de ébola en África Occidental en 2014 han asociado estos a respuestas cognitivas, afectivas o conductuales desproporcionadas frente a cualquier aspecto asociado a las mismas".

En cuanto a los aspectos aseguró que son “el riesgo de infección a través del contacto físico o los espacios cerrados, la muerte o infección de seres queridos, las medidas de contención, el aislamiento social y la soledad, la pérdida masiva de empleo o la inestabilidad financiera, entre otros”.

“Por ejemplo, en el caso de las fobias asociadas a las pandemias (como la de covid-19), se ha visto que las variables de diferencia individual como la falta de tolerancia a la incertidumbre, la vulnerabilidad percibida a la enfermedad o la propensión a la ansiedad parecen desempeñar un papel fundamental”, explicaron.

¿Cuáles son las fobias asociadas al confinamiento?

Las medidas impuestas en todos los países llevaron a que las personas deban permanecer dentro de sus casas y generó que haya un menor contacto físico y social. Según la especialista informó que “asociado directamente al aislamiento social destaca la agorafobia, un trastorno de ansiedad fóbica en el que la persona experimenta un miedo intenso ante lugares o situaciones de los cuales sería difícil huir o pedir ayuda en caso de urgencia”.

Luego agregó: “El aislamiento también puede llevar asociada una afectación negativa de las habilidades sociales, con una mayor propensión a la fobia social. El grupo poblacional que más se ha visto afectado son los adolescentes. En este caso, el miedo se da ante situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas.

¿Qué es la coronafobia?

Los médicos especialistas en psicología definen la coronafobia como “una ansiedad excesiva a contraer el covid-19”. “Los individuos con este miedo extremo tienden a experimentar un conjunto de síntomas fisiológicos desagradables desencadenados por pensamientos o información relacionada con esta enfermedad”, especificó.

“Esta fobia es realmente incapacitante en la medida en que está fuertemente relacionada con el deterioro funcional y la angustia psicológica y, por tanto, tiene importantes implicaciones para el bienestar mental”, indicó.

Ante esta situación, Aránzazu y Núñez aseguraron que “las compulsiones pueden aparecer para hacer frente al malestar generado por las obsesiones en forma de comportamientos repetitivos que la persona aplica de manera rígida. Por ejemplo, lavarse las manos con frecuencia se ha planteado como una medida de prevención más frente a la infección. Sin embargo, esta conducta suele ser una compulsión frecuente del TOC asociado a la contaminación”.

“La coronafobia es un problema relativamente nuevo dado que se trata de una fobia específicamente asociada al covid-19. No obstante, existen estudios sobre fobias relacionadas con otras enfermedades infecciosas como se ha comentado anteriormente”, revelaron.

Fuente: BBC y The Conversation.